Los nuevos presupuestos de la Comunidad Autónoma de Extremadura para 2016 ascienden a 5.197,4 millones de euros, y "no aumentan la presión fiscal a las familias extremeñas".

Estos 5.197,4 millones de euros que se recogen en el nuevo proyecto de Ley de Presupuestos aprobados este pasado martes por el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura, suponen 83,3 millones de euros más que los anteriores presupuestos presentados en noviembre (por valor de 5.114,1 millones), y que fueron devueltos tras ser rechazados por la oposición en la Asamblea.

La consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Extremadura, Pilar Blanco-Morales, ha detallado en rueda de prensa los números que componen este proyecto de ley, tras registrarlo este miércoles en la Asamblea de Extremadura para que inicien su tramitación parlamentario.

En su intervención, Blanco-Morales ha señalado que los números de este presupuesto son "números al servicio de las personas", que se han confeccionado "durante este proceso de diálogo con aportaciones de todos los grupos parlamentarios", y de hecho, ha destacado que seis de cada diez euros de este presupuesto "están claramente dedicados a políticas sociales".

Respecto a la política fiscal, la consejera de Hacienda ha aseverado que este proyecto de ley "no se modifica, salvo una pequeña cuestión, el IRPF, en aquellas cuestiones para las que la Comunidad Autónoma tiene competencias, ni el Impuesto de Sucesiones".

"No se incrementa la presión fiscal ni a las personas ni a las empresas que viven y trabajan en Extremadura", ha señalado Blanco-Morales, quien ha reafirmado que la Junta de Extremadura considera que "no es el momento de incidir sobre estos impuestos porque el Gobierno de la nación, cuando se constituya, deberá de inmediato abordar la importante tarea de la reforma del sistema de financiación autonómica, y de la reforma del sistema tributario español".