La segunda edición del Plan de Empleo Social firmado entre la Junta de Extremadura y las diputaciones de Cáceres y Badajoz se propone dar trabajo a unos cuatro mil desempleados mediante la contratación de personas paradas de larga duración, en situación de exclusión o riesgo de exclusión. Esta cifra afecta tanto a la administración local como a las empresas privadas que quieran acogerse al mismo. En este sentido, por el momento se han recibido solicitudes para 1969 desempleados en la provincia de Badajoz y 1166 en la de Cáceres.

Así se ha puesto de manifiesto esta mañana en Mérida en la presentación del Plan a los medios de comunicación y a la que han asistido la consejera de Educación y Empleo, Esther Gutiérrez Morán, y los presidentes provinciales Miguel Ángel Gallardo y Rosario Cordero.

Cordero ha recordado que han sido 1166 solicitudes las se han presentado en Cáceres para la creación de puestos de trabajo, lamentado que la capital  cacereña se deje perder 96 contratos por la negativa del PP local a secundar el Plan.

La presidenta ha explicado que este Plan empezó cuando el 40% de los desempleados ya no recibían ningún tipo de prestación y “que la encuesta de población activa a día de hoy revela que ha disminuido en dos puntos  este porcentaje, si bien no se puede olvidar que el desempleo es todavía alarmante, por lo que se tiene prevista otra edición del Plan de Emergencia Social”.

Miguel Ángel Gallardo, por su parte, ha agradecido la existencia de este Plan por ser un compromiso para con las personas y familias afectadas por la crisis.

“La Diputación de Badajoz no tiene competencias en esta materia pero está dispuesta a contribuir en el rescate de estas personas”, ha recalcado, mostrándose  alarmado porque el PP boicotee el Plan, “tan importante para nuestra Comunidad Autónoma”.

“Mientras haya desempleados, las diputaciones contribuirán a impulsar acciones de este tipo”, ha manifestado en otro momento de su intervención.

El Plan tiene dos vertientes, la pública y la dirigida a empresas privadas con la finalidad de que en un futuro estos empleos generados se conviertan en fijos,

Rosario Cordero ha añadido que la participación de las diputaciones en este Plan es un acto de generosidad porque ayuda a parados, tanto de pequeños municipios como de aquellos mayores de 20.000 habitantes, “porque todo el mundo tiene derecho a trabajar”, lamentando de nuevo la actitud del Ayuntamiento de Cáceres.

Las subvenciones concedidas suponen un importe global de 18.340.000 euros que se financian con cargo a los créditos previstos en el proyecto de gastos del Plan de Empleo Social y que se financia con recursos propios de la Junta de Extremadura y de las diputaciones provinciales de Badajoz y de Cáceres

Para el plazo de formalización de las contrataciones se establecen dos períodos, el primero finaliza el día 31 de diciembre de 2016 y el segundo el   30 de junio de 2017. La cuantía de la subvención será de 6.000 euros por cada puesto de trabajo creado, siempre que dicha cuantía no supere el coste del puesto de trabajo. Y el periodo subvencionable será de seis meses continuados a contar desde la fecha del inicio de cada contratación.