El alcalde, Miguel Ángel Gallardo, y la segunda teniente de alcalde, María Lozano han visitado las obras que se están realizando en el Barrio Nuevo, para comprobar con técnicos y operarios el desarrollo de las mismas, a la vez que conocer las opiniones de los vecinos del barrio.

Las obras dieron comienzo el pasado 28 de octubre y se trata de una actuación en la que se van a invertir unos 335.000 euros y que se centra en la mejora de la accesibilidad y también en la reposición total de la red de abastecimiento. La actuación está prevista en todo el barrio, pero ahora ha comenzado la primera fase que se centra en las calles Navegante Juan Patiño, Donoso Cortés y Navegante Juan Morcillo. Una obra que se hace por tramos, en cada una de las calles en su intersección con Arias Montano, para afectar lo menos posible al tráfico y al día a día del vecindario del barrio. Una primera fase que estará concluida para final de año y que se está ejecutando por parte del propio Ayuntamiento.

Esta actuación, busca fundamentalmente mejorar la vida de los ciudadanos. En este caso, en dos aspectos fundamentales: la accesibilidad y también la mejora del servicio de abastecimiento de agua. La accesibilidad universal es uno de los elementos esenciales de las políticas del gobierno local, con el fin de garantizar el derecho todos y cada uno de los ciudadanos a poder moverse en igualdad de condiciones por cualquier lugar de la ciudad. Se trata, por tanto, de mejorar la calidad de los servicios y la accesibilidad, máxime en un barrio como el del Pilar, ya que aunque en los últimos años la población joven ha crecido; en el barrio viven muchas personas mayores a la que hay que facilitarles la accesibilidad, al igual que a personas con movilidad reducida o simple mente para poder ir con un carrito de bebé.

En cuanto a las deficiencias que existen en la red de abastecimiento de agua, que es de la década de los 50, con roturas constantes, falta de presión, entre otros problemas; el proyecto contempla la sustitución de la actual red por otra nueva independiente en un acerado y otro, y que ofrecerá más presión de agua; además del ensanche del acerado.

Esta importante inversión está complementada con el plan de asfaltado que está previsto realizar el próximo año, completando así toda la urbanización del barrio.