El Parque de las VII Sillas acogerá un monumento que servirá como símbolo de la diversidad LGBTI. Tras el concurso de ideas convocado por el ayuntamiento, el jurado ha elegido el proyecto denominado Los colores de Mérida, obra de un equipo de alumnos de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de la ciudad, encabezados por Santiago Sánchez Junco.

La Junta de Gobierno, a petición de los colectivos Extremadura Entiende y Fundación Triángulo, acordó que la plaza del quiosco de música situada en el parque de Las VII Sillas cambiara su nombre y pasará a denominarse la Plaza de la Diversidad en honor al colectivo LGTB, y decidió convocar este concurso. Según las bases, los materiales a utilizar serán a elección del creador y el coste de ejecución, de hasta mil quinientos euros, será sufragado por el Ayuntamiento.

“Es un monumento tangible, que ocupa espacio en la plaza, solemne e inacabado que expresa la diversidad de Mérida” ha destacado Hugo Alonso, de la Fundación Triángulo y miembro del jurado. La obra elegida, de entre las seis presentadas, está compuesta por varias columnas desiguales en tamaños y decoración, cada una de un color diferente “que se identifican con nuestro colectivo”.

Por su parte, Cristina Pérez, de Extremadura Entiende ha resaltado que el nuevo monumento “se convertirá en una obra representativa de la ciudad; tiene una gran amplitud y capacidad de interacción ya que se podrá jugar entre las columnas y sus espacios”.

“Es una obra abierta que concibe un espacio como una puerta abierta” ha destacado el director de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Mérida, Arturo Portillo que ha hablado acerca de la importancia de “sacar el arte a la calle para que vuelva a tener una función social”.

Por último, Santiago Sánchez, cuyo proyecto ha resultado ganador, ha afirmado que “queremos que se convierta en un referente en la ciudad”. Los trabajos para su instalación se prolongarán durante dos meses.