Arrojar al inodoro toallitas húmedas o colillas, o tirar por el desagüe aceite u otros residuos de forma incorrecta, genera graves problemas en las plantas depuradoras y en las redes de saneamiento, dificultando el proceso de tratamiento del agua urbana.

Un total de 80 estudiantes de Educación Secundaria y Bachillerato del Instituto Alba Plata de Fuente de Cantos, aprendieron estas y otras cuestiones durante un recorrido didáctico por la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de la localidad.

Los participantes, de entre 16 y 17 años de Fuente de Cantos y Bienvenida, han podido conocer de primera mano los procesos que se ponen en marcha para la depuración del agua, desde la eliminación de residuos urbanos como envoltorios o huesos de aceitunas, hasta el tratamiento de los restos biológicos como la orina, pasando por la separación de otros elementos como arenas, grasas o aceites.

Técnicos del Consorcio de Gestión Medioambiental de la Diputación de Badajoz, PROMEDIO, mostraron algunos de esos deshechos que llegan a este tipo de instalaciones por el mal uso que se hace del inodoro o los desagües domiciliarios.

La EDAR de Fuente de Cantos depuró durante 2016 un total de 480.000 metros cúbicos de agua urbana, el equivalente a llenar 192 piscinas olímpicas.

En la actualidad, PROMEDIO gestiona un total de 52 plantas de tratamiento de aguas residuales que dan servicio a 59 núcleos urbanos de la provincia de Badajoz.