El pasado viernes una fuerte tormenta de granizo acabó con la producción de cereza de la parte alta de los municipios cacereños de Rebollar, El Torno y Valdastillas: “Hay zonas en las que no ha quedado nada, los agricultores lo han perdido todo”. La tormenta ha afectado tanto a las variedades tempranas como a las tardías, y se estima que en muchas explotaciones de la zona las pérdidas lleguen al 100% de la producción.

Además de esto, se suma que el nivel de aseguramiento en este sector es muy bajo, por lo que la práctica totalidad de las explotaciones carecían de seguro: “El seguro de la cereza no es una herramienta útil para los agricultores, por lo que la mayoría opta por no contratarlo. Necesitamos un seguro que sirva a los productores de cereza y nos permita protegernos de catástrofes como esta”, señala Alcalá.

Debido a esta circunstancia, desde UPA-UCE demandan a la Administración que articule medidas complementarias para las explotaciones afectadas por las tormentas: “No podemos dejar a los agricultores de esta zona sin nada”, subraya Alcalá.

Cabe recordar que “oro rojo” del Jerte es un sector emblemático y estratégico desde el punto de vista económico, social y medioambiental. Especialmente destaca el impulso al empleo en las zonas en las que produce la producción y comercialización de este producto del norte de Cáceres.