La Diputación Provincial de Badajoz ha recibido esta mañana el Premio Adalid de la Paz, que otorga la corporación municipal de La Albuera como pórtico de los actos conmemorativos de la cruenta batalla de la Guerra de la Independencia que tuvo lugar en su territorio hace ahora 206 años.

Ha recogido la placa conmemorativa el presidente del organismo provincial, Miguel Ángel Gallardo Miranda, de manos del presidente de la Junta de Extremadura, Fernández Vara y del alcalde de La Albuera y diputado provincial, Manuel Antonio Díaz, en el transcurso de tradicional acto castrense que tiene lugar en la Plaza del Ayuntamiento y que ha sido presidido por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara y Francisco José Dacoba Cerviño, general de la Brigada ‘Extremadura XI’ y Comandante Militar de Badajoz.

La corporación de La Albuera, que decidió por unanimidad otorgar este premio, estima que la Diputación Provincial de Badajoz se ha hecho acreedora a él por su labor solidaria en pro del mundo rural y la búsqueda de igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos de la provincia pacense y por su política de igualdad entre hombres y mujeres.

Como es habitual, a esta ceremonia han acudido representantes de todos los países que se enfrentaron en aquella tremenda batalla y que han conseguido hacer de la conmemoración de La Albuera un llamamiento anual a la paz y la colaboración entre los pueblos a los que un día la guerra convirtió en enemigos.

En su discurso, Miguel Ángel Gallardo se mostró agradecido porque se relacione a la Diputación con las palabras “paz, libertad y solidaridad”, ya que considera a ésta “una de las instituciones más humanas al servicio de la gente”.

Destacó la importancia de que el premio recaiga en una institución bicentenaria, nacida tras las Cortes de Cádiz y se alegró de que “sobre los campos que un día se tiñeron de sangre, hoy florezca la unión entre los pueblos, las naciones y las personas”.

A su juicio, los hombres, mujeres y niños de La Albuera han conseguido “hacer de la memoria colectiva una bandera que ondea bajo la defensa del respeto, la tolerancia, los valores de la cultura de la democracia y la libertad”.

Gallardo aseguró recoger este premio “con lealtad y compromiso social” de la institución que trabaja a diario por nivelar los servicios que se prestan en el mundo rural con el urbano, defendiendo así la libertad personal de establecerse cada uno con su familia donde desee.

Recordó que en estos momentos es vital para nuestra provincia frenar el despoblamiento y dijo que sólo un mundo rural vivo y activo permitirá a Extremadura “avanzar en su desarrollo económico y social”.

Además, solicitó un compromiso firme de la sociedad contra la violencia machista y denunció el hecho de que haya hombres dispuestos a matar a menores para así hacer más daño a sus parejas. “La violencia de género ataca la paz de nuestro entorno social”, aseveró.

Se felicitó de que el Ayuntamiento de La Albuera haya hecho destacar en los actos de este año el papel de las mujeres en la historia de la localidad y en la historia general del mundo y pidió que el premio sirva como homenaje a todos los alcaldes y alcaldesas de la provincial que se esfuerzan a diario por mantener vivos nuestros pueblos.

A continuación el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara intervino para definir a La Albuera como “capital emocional de la región” en el día de hoy, felicitar a la Diputación, defender la bandera y los símbolos de una nación como garantes que son de los derechos de los ciudadanos y pedir un recuerdo cariñoso para la familia de la mujer desaparecida hace una semana en Hornachos.

El general Dacoba Cerviño agradeció a Fernández Vara su defensa de la bandera y los símbolos, calificándola como una lección de ética.

El acto terminó con un breve desfile militar ante las autoridades.