Los participantes en las Escuelas Profesionales de Zafra están adecuando una de las aulas del Centro de Formación para cumplir con los requisitos exigidos por la Junta de Extremadura. Además, siguen actuando en la adecuación de la Casa Soto en el Complejo Cultural Teatro de Zafra para que pueda tener un futuro uso cultural.

La Escuela Profesional, impulsada por el Ayuntamiento de Zafra en colaboración con el Servicio Extremeño Público de Empleo, es un programa de formación en alternancia con el empleo con una inversión inicial de 480.000 € destinado a la cualificación profesional de 30 personas desempleadas, 13 de las cuales son menores de 25 años y 17 tienen edades comprendidas entre los 25 y 58 años. Además cuenta con dos monitores por cada taller para dar una atención más personalizada.

Durante la primera etapa, que comenzó el 27 de diciembre de doce meses de duración, los alumnos-trabajadores permanecerán contratados por el Ayuntamiento de Zafra en la modalidad del contrato de formación y aprendizaje. A partir del 2 de enero se iniciará la segunda etapa complementaria de prácticas no laborales durante dos meses, que serán realizadas en empresas colaboradoras de la ciudad y por las que percibirán una beca de asistencia.

Los alumnos cursarán un itinerario formativo en las especialidades de “Albañilería” y “Electricidad” y, los que superen los contenidos, obtendrán Certificados de Profesionalidad de nivel 1 y nivel 2. Para la ocupación de “Albañilería” se impartirán los Certificados de Profesionalidad “Operaciones Auxiliares de Revestimientos Continuos en Construcción” y “Fábricas de Albañilería”. Para la ocupación de “Electricidad” se impartirán los Certificados de Profesionalidad “Operaciones auxiliares de Montaje de Redes Eléctricas” y “Montaje y Mantenimiento de Instalaciones Eléctricas de Baja Tensión”.

Gloria González, directora de la Escuela Profesional de Zafra, ha explicado que el principal objetivo está en que estas personas consigan incorporarse al mercado laboral a través del aprendizaje de las tareas propias de la especialidad y adquiriendo actitudes basadas en el esfuerzo, el trabajo en equipo, la comunicación, la colaboración, la motivación o la responsabilidad entre otras.

Además, ha señalado que en estos meses de trabajo se ha conformado un ambiente de trabajo muy especial ya que la gente más madura aporta su experiencia y los más jóvenes su optimismo y sus ganas de crear nuevos proyectos. De hecho, reciben también formación destinada a desarrollar la capacidad creativa y emprendedora para facilitar la creación de su propio puesto de trabajo o mejorar el proceso de búsqueda de empleo.

Por último, ha explicado que se está empleando una metodología basada en la filosofía de aprender trabajando, realizando intervenciones en la ciudad que permitirán la recuperación de un espacio de patrimonio cultural para el uso y disfrute de la ciudadanía.