Con un presupuesto de 116.000 euros, el alcalde de Granja de Torrehermosa Felipe Gahete, junto con el presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo, inauguraron en la tarde de ayer el nuevo Parque de la Infancia de Granja de Torrehermosa. Ambos regidores descubrieron una placa con el nombre del parque y la fecha de su apertura.

Situado en el antiguo cementerio municipal y en suelo rústico, tiene un amplio estanque y juegos infantiles para el entretenimiento de los más pequeños. En su construcción han colaborado la Diputación Provincial, el Ayuntamiento y la Confederación Hidrográfica.

Hay que destacar la labor realizada por los alumnos del curso de Aprendizext que han hecho posible el trabajo y preparación de los espacios donde se han plantado árboles que llevan el nombre de los niños nacidos en los años 2014, 2015 y 2016. El objetivo de este parque, entre otros, es la concienciación por parte de los colectivos familiares del respeto a la Naturaleza, ya que cada árbol lleva una placa con el nombre del niño el cual deberá cuidar y verlo crecer junto a sus familias.

El alcalde, en su alocución, explicó que este proyecto se pensó ubicar inicialmente en el Parque Municipal, uno de los más extensos de la provincia, “pero los técnicos lo desaconsejaron, proponiendo hacerlo en el espacio hoy inaugurado. Lo vimos bien y ahí se ha hecho con Confederación. Posteriormente hemos ido rematándolo con los planes Dinamiza y el vivero de la Diputación. Nos queda instalar las farolas solares que se hará en unos días”.

Tras estas palabras,  Gahete tuvo un emotivo recuerdo para Santiago Castelo.

El Parque ha sido construido por la Confederación Hidrográfica y la Diputación a través del Plan Dinamiza, concretamente el cerramiento y las vallas. Se han plantado 42 árboles de diferentes especies. La extensión del parque es de 38.000 metros cuadrados.

Miguel Ángel Gallardo, tras tener también un emotivo recuerdo para Castelo, fallecido hace dos años, precisó que “hoy estamos para celebrar el nacimiento de un nuevo espacio con un proyecto muy bien pensado dedicado al futuro de los recién nacidos, que son a los que todos nos tenemos que encomendar para que el mundo rural siga avanzando en Extremadura”.

El presidente de la Diputación manifestó a continuación que le gustó el proyecto del Parque Infantil “porque el fin fundamental es un reconocimiento a esos niños y niñas que cada año nacen, aunque cada vez menos, y que espero que se pueda ir ampliando con nuevo arbolado. Es una forma de enraizar al mundo rural y los niños y niñas a su pueblo. Porque cuando sean adolescentes, jóvenes y adultos, verán crecer el árbol que un día sus padres plantaron por ellos, una manera bonita de unir infancia y naturaleza”. La idea es continuar plantando árboles por cada nuevo nacido en Granja

Gallardo puso el énfasis en el futuro de los pueblos. “Estoy radicalmente en contra de aquellos que piensan en la Extremadura de los quince porque esto es olvidar absolutamente la historia, el presente y el futuro de la región”, indicó, preguntándose dónde quedaría entonces la historia íntimamente ligada a los pueblos, el patrimonio, las oportunidades en materia turística, la naturaleza o los paisajes. “Qué haríamos con todo esto -añadió-, acabaríamos con el modelo que ha costado construir pero que sin lugar a dudas es sostenible en el tiempo”.
Para el presidente provincial, lo que hay que hacer es construir ideas que creen y no eliminen, que permitan enraizar a los niños a sus orígenes, “porque aquí tienen oportunidades de futuro. Y esas oportunidades se crean generando políticas que permitan que el mundo rural esté equilibrado con el urbano, políticas que permitan mejorar la infraestructura en materia de carreteras, que son las que acercan a los pueblos y atraen empresas y que, sin esas infraestructuras, difícilmente vendrán”.

Para terminar, Miguel Ángel Gallardo hizo hincapié en las nuevas tecnologías, defendiendo que si los municipios del ámbito rural no tienen las mismas oportunidades que los núcleos urbanos en el desarrollo de las tecnologías, “poca gente se quedará aquí, en nuestros pueblos. Porque un chico o una chica ya no necesita un dispositivo fijo para conectarse a Internet, lo lleva en el bolsillo. Y lo que tenemos que crear son las autopistas tecnológicas que permitan emprender negocios en cualquier municipio. Eso es lo que hay que hacer y en eso estamos trabajando desde la Diputación de Badajoz con Smart Provincia, que es un proyecto que puede parecer algo etéreo, desconocido, pero que está ahí para generar oportunidades”.

“Hoy -reiteró- habéis dado un ejemplo: que a través de la infancia y la naturaleza se pueden crear valores de futuro”.