El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha abogado este domingo por fomentar el cooperativismo en el sector ganadero.

El jefe del Ejecutivo autonómico se ha expresado de este modo en Caminomorisco, donde ha inaugurado la Fiesta del Cabrito.

Allí, el presidente ha asegurado que la solución a los problemas del sector ganadero está en la integración cooperativa- “Trabajar juntos compartiendo riesgos y beneficios, compartiendo gastos e ingresos, es algo fundamental que en el mundo agrario y hasta ahora ha sido más difícil de abordar en la ganadería”, ha matizado.

En este sentido, el presidente ha animado a los ganaderos a tomar conciencia de que el sector tiene futuro y ha puesto como ejemplo que empresarios chinos se hayan interesado por la leche que se produce en la Comarca de las Hurdes para fabricar leche maternizada.

En este punto, Fernández Vara, ha reflexionado sobre el futuro del sector, señalando que la cultura agraria ha sucumbido a la cultura industrial.

“Las costumbres sucumbieron ante el cambio social que se produjo y que no sólo se tradujo en cambios en el empleo y la economía, sino también la forma de vida” ha destacado, al tiempo que ha subrayado que  gran parte de nuestro futuro pasa porque recuperemos los aspectos más esenciales de nuestro pasado desde el punto de vista productivo y hasta desde el punto de vista turístico.

Por ello, ha señalado que gran parte de nuestro atractivo como región reside en que podemos ofrecer “algo diferente” a lo que ofrecen los demás y debemos sacarle el mayor de los partidos posible a esa circunstancia.

“En la desaparición del pastoreo, en la desaparición de la trashumancia, en el abandono de los montes está el origen de lo que ha venido ocurriendo, por eso en el nuevo proyecto que se está desarrollando en Sierra de Gata, una  de la características es mirar al pasado, porque allí están algunas de las respuestas del presente”, ha afirmado.

El presidente de la Junta ha insistido en la idea de que “poniendo en valor lo que fuimos, sabremos cómo somos y podremos saber cómo seremos”.

“Recuperemos lo mejor de nosotros actualizado al siglo XXI y en un contexto globalizado, ya que tendremos el futuro que queramos tener si abordamos la solución a los problemas desde la cultura agraria adaptada al mundo en el que vivimos”, ha finalizado.