Un centenar de técnicos de empresas y administraciones han participado en una nueva edición de los Encuentros de Aguas Residuales de Bajo Coste,  abordando diferentes métodos y tecnologías para reducir el consumo energético de instalaciones relacionadas con la depuración de aguas residuales.

La cita, organizada por el Consorcio de Gestión de Servicios Medioamientales de la Diputación de Badajoz, PROMEDIO, ha contado con la presencia de la vicepresidenta primera de la institución provincial, Virginia Borrallo; del diputado delegado del Consorcio, Manuel Antonio Díaz, y del director general de Infraestructuras de la Junta de Extremadura, José Luis Andrade Piñana.

Durante la apertura, Díaz ha manifestado que este tipo de encuentro permite “reunir de forma periódica a los diferentes actores que intervienen en el tratamiento de las aguas para mostrar diversas tecnologías y experiencias de administraciones y empresas, con propuestas rigurosas e innovadoras”.

El objetivo es plantear alternativas para que las administraciones competentes realicen una “adecuada elección” de diseños de futuras depuradoras para pequeñas poblaciones, “adaptadas a su realidad, con menores costes de inversión y mantenimiento, y más sostenibles para nuestro planeta”, confirmó el diputado.

La sesión ha versado sobre la eficiencia energética, un tema de gran importancia en la gestión de una depuradora porque “seis de cada diez euros que se dedican a la explotación de este tipo de instalaciones se dedican a cubrir la demanda de energía eléctrica”, argumentó.

PROMEDIO ha elaborado una radiografía del estado del medio centenar de plantas que gestiona en la provincia, y que dan servicio a 220.000 habitantes, y está introduciendo mejoras y experiencias piloto como el uso de energía fotovoltaica para autoabastecimiento, “que nos está aportando entre el 10 y el 15 por ciento de la energía necesaria para el funcionamiento de la instalación”, concluyó el diputado.

Durante la jornada seis expertos han mostrado su experiencia con diferentes tecnologías para reducción de consumos energéticos, constatando el amplio campo de mejora existente en la actualidad y la necesidad de aplicar siempre esa tecnología bajo estudios pormenorizados de los procesos biológicos de tratamiento de cada instalación.