Cada hora que pasa es de vital importancia para salvar vidas. En ese tiempo desaparece una persona joven refugiada menor de 18 años, como la Europol anunció que ocurrió con 10.000 de ellas al llegar a la Unión Europea. Escapan del hambre y la miseria, en 1 de cada 4 casos lo hacen sin la compañía de un adulto. Pertenecen a la mitad de esas 21 millones de personas, según ACNUR, que buscan refugio huyendo de su país, principalmente por las guerras y las catástrofes causadas, pero sobre todo por el temor fundado a ser perseguidas debido a su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un colectivo social o ideales. Y uno de sus posibles destinos de acogida es España, que se comprometió a acoger a más de 17.300 antes de septiembre de 2017. Sin embargo, de momento, sólo 1.300 lo han conseguido.

Mientras tanto, el Consejo de la Juventud de Extremadura, CJEx, recuerda de cara al 20 de junio, Día Mundial del Refugiado, que no sólo hay miles sino millones de personas esperando a ser acogidas. En lo que va de año, la Organización Internacional para las Migraciones ha contabilizado que más de 1.800 personas han perdido la vida en el Mediterráneo. Se trata de una cuestión urgente de Derechos Humanos que el organismo considera que debería ser prioritaria dentro de la agenda política de nuestros gobiernos. Por eso, una vez más solicitamos facilitar los procesos y trámites de acogida y reasentamiento, así como impulsar políticas internacionales que protejan las vidas de refugiados y migrantes a través de vías legales y seguras.

Hacen falta más esfuerzos para evitar que el destino de la gente joven menor de edad que huye de su país sea caer en las redes de trata o ser el blanco de abusos, robos, violaciones, etc. Muchos temen que, tras sobrevivir a su travesía, queden varados por el sistema de protección de los países de llegada y esperan continuar su recorrido hacia el norte. En España se estima que hay 2.000 menores solos y una gran cantidad encuentran un limbo legal a su llegada, tratándose de adolescentes considerados por el Estado como adultos. Se trata de jóvenes que merecen una oportunidad y no encontrarse con nuestras barreras administrativas.

Para reivindicar todas estas cuestiones, en Extremadura hay preparadas diferentes acciones a lo largo del día en varias localidades recopiladas y anunciadas por la Coordinadora Extremeña de ONGDs para el Desarrollo y la Plataforma Refugiados Extremadura. Además, desde varias organizaciones usaremos en redes sociales las etiquetas #VenidYa y #RefugioPorDerecho a través de las cuales puede sumarse cualquier ciudadano que desee apoyar la causa.