La consejera de Hacienda y Administración Pública, Pilar Blanco-Morales, ha resaltado el esfuerzo que realiza la Junta de Extremadura para lograr el equilibrio en las cuentas públicas, a fin de que sea compatible con políticas de reactivación económica, renovación productiva y aquellas que aporten seguridad a los ciudadanos.

Blanco-Morales ha comparecido en la Asamblea, este jueves 22 de junio, a petición propia, para presentar el nuevo Plan de Ajustes enviado al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, el pasado 17 de abril, al beneficiarse de las medidas extraordinarias de financiación a las que se ha acogido Extremadura por el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

El documento recaba el informe correspondiente al ejercicio 2016, sobre el grado de cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria: déficit, deuda pública y  regla de gasto; y las estimaciones de cumplimiento de los mismos para 2017 y 2018.

En el Plan se presentan las acciones destinadas a la consolidación fiscal, el compromiso de continuar con la reestructuración del sector público autonómico y, el análisis de la deuda comercial y no financiera, en cumplimiento con el periodo medio de pago a proveedores.

En relación a las medidas orientadas a la consolidación fiscal, Blanco-Morales ha subrayado el gran esfuerzo que ha supuesto para la Junta de Extremadura sostener las políticas de recuperación de derechos, de no recortes y orientadas a contener el incremento del gasto, sin que afecte a los servicios públicos esenciales tales como, sanidad, educación o dependencia.

En cuanto a los objetivos de estabilidad presupuestaria, la titular de Hacienda ha recordado que, respecto a 2015, el déficit se ha reducido un 42%. Así, en 2016, el esfuerzo de consolidación para la Junta de Extremadura fue del 1´2% del PIB, 206 millones de euros. A consecuencia de ello, la región se mantiene dentro de los márgenes estipulados.

La consejera ha avanzado que el déficit es, a 31 de marzo, del 0’45%, 83 millones de euros; por lo que ha insistido en que Extremadura está en condiciones de acercarse al objetivo de déficit,  si este año la comunidad autónoma recibiese los 60 millones a los que se comprometió el Ministerio de Hacienda a finales de 2015, tras firmar el Protocolo de Intenciones para la financiación de proyectos de inversiones  extraordinarias.

En este caso, ha recordado que la AIReF coincide con la previsión de Extremadura, quien estaría muy próxima a cumplir el objetivo de déficit en este 2017, si el Gobierno de la nación cumpliera con lo pactado.

En porcentajes sobre el PIB, Extremadura es la tercera Comunidad Autónoma que mayor esfuerzo de consolidación ha hecho, por detrás de Cataluña y Baleares.

En cuanto a la deuda, la Junta de Extremadura cerró el año con una deuda de 4.059 millones de euros. En el primer trimestre de 2017, la deuda de Extremadura es de 4.223 millones de euros, de un total de las comunidades autónomas de 279.264 millones. Representa el 23´6% del PIB, frente a un 24´8% de media del conjunto.

Además, ha recordado que en una legislatura, el PP incrementó la deuda en 1.555 millones. Pasó de los 2.021 millones en 2011 a los 3.576 millones en 2015. Un incremento del 38´3%.

Extremadura cumple con la deuda; al igual que lo hace con la regla de gasto, en 2016 y en el primer trimestre de 2017.

En cuanto al periodo medio de pago a proveedores, la consejera de Hacienda, con los datos relativos al mes de diciembre, ha recordado que Extremadura cumplió durante seis meses consecutivos según marca la normativa de morosidad. También cumple en el primer trimestre de 2017;  según el último dato publicado, del mes de marzo, la media es de 12 días.

Crecimiento económico

El crecimiento económico, en el primer trimestre de 2017,  ha registrado un repunte en su tendencia de crecimiento y las estimaciones indican que esta evolución tendrá continuidad en los meses posteriores, según ha afirmado la titular de Hacienda.

Este importante avance, ha explicado, ha estado motivado por un comportamiento al alza de todos los sectores económicos que alcanzaron tasas trimestrales positivas: Industria (3,5%), Construcción (1,5%), Sector Primario (0,5%) y Servicios (0,3%).

Esta dinámica positiva se traslada al crecimiento interanual, que también experimenta un ligero progreso hasta el 2,3%.  Supone una mejora respecto de la media anual de crecimiento en términos reales estimado en 2016 que fue de un 2%.