Zafra acoge hoy, dentro de la festividad De la Luna al Fuego, una tradición gitana que muestra la importante huella dejada por los gitanos en esta ciudad. La “Mojá de la Vara” actualmente se ha convertido en una fiesta interétnica, un abrazo entre culturas, con una masiva participación ciudadana que busca la buena suerte a las doce en punto de la noche, cuando las aguas se bendicen por la influencia de la luna y la magia de la noche de San Juan.

Las primeras actividades comenzarán de 19.30 a 22.00 horas con el desarrollo de talleres infantiles para la decoración de varas en el Parque de la Paz. Una iniciativa del Ayuntamiento de Zafra, a través de la Concejalía de Igualdad, de la Asociación Gitana de Zafra y de Fagex. A partir de las 22.00 horas se repartirán unas 2.000 varas, 500 más que el pasado año, y el romero. Media hora más tarde, empezará el primer pase de un espectáculo flamenco del bailaor Jesús Ortega y su gente con la cantaora Mara Rey.

La concejala de Bienestar Social e Igualdad, María del Carmen Cabello destacó la importancia de esta actividad a la vez que ensalzó el hecho de contar con Manuela Suárez como pregonera de la fiesta, ya que es una mujer empoderada y significativa dentro del colectivo gitano en la comunidad extremeña.

A las 23.30 horas será el saluda de las autoridades. Estarán el alcalde, José Carlos Contreras; el presidente de la asociación Gitana de Zafra, Antonio Vázquez; Antonio Garrote, diputado de la Diputación Provincial de Badajoz; y Manuela Suárez, representante de jóvenes gitanos universitarios de Extremadura. Tras sus intervenciones, a las 12 en punto, la Mojá de la Vara, el espectáculo de fuegos artificiales, y el segundo pase del concierto.

La Mojá de la Vara es un acto pagano cargado de simbolismo, una clara exposición de lo que son las tradiciones de los gitanos extremeños, que mucho tiempo atrás eran nómadas y dormían en praderas, junto a los ríos.

Son muchos los rituales que se celebran en todos los puntos de nuestra geografía en la Noche de San Juan. La mayor parte de ellos giran en torno al fuego porque se conmemora el instante en el que el Sol se halla en su máximo esplendor, de ahí las hogueras en muchas localidades. La peculiaridad de Zafra es que el agua, y no el fuego, es el que tiene todo el protagonismo. Antonio Vázquez, presidente de la Asociación Gitana de Zafra, dijo que es un ritual que une el pasado con el presente, un regalo de los gitanos al pueblo de Zafra por la convivencia real que existe en la ciudad y que es ejemplo en otros puntos de la región.

Por otro lado, a las 20.00 horas, el ajedrecista y maestro internacional Manuel Pérez Candelario disputará una partida simultánea de ajedrez con todo el público que quiera participar. Será en el Parque de la Paz.