La 63 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida se ha clausurado  con la asistencia de 168.494 espectadores, lo que supone un 3,1% más que en el año anterior, y con un superávit aproximado de 520.000 euros. Estos datos los ha ofrecido el director del festival, Jesús Cimarro, en rueda de prensa en Mérida junto al presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, quien ha destacado la participación extremeña en este certamen que es “referencia cultural” en nuestro país.

Fernández Vara ha señalado que el Festival es “el elemento nuclear sobre el que se apoya el crecimiento turístico de Extremadura” y es referencia cultural en nuestro país con “un recorrido brillante”. Además, ha señalado, en esta edición ha experimentado “un rejuvenecimiento del público, con un crecimiento de los asistentes con edad comprendida entre los 30 y 40 años”.

Vara ha destacado la participación de las compañías extremeñas, 26 en las distintas actividades programadas, así como la ampliación del Festival a Cáparra, en la provincia de Cáceres, un espacio, que ha dicho, “no era fácil” pero del que ha “recibido multitud de comunicaciones positivas por incorporar ese trocito de Extremadura al Festival”.

En este sentido ha reconocido que “mantener el nivel y listón de los últimos años es difícil pero cada año el Festival va a más” como prueba el hecho de que en los últimos seis años se haya pasado de 42.000 espectadores a casi 100.000 en las obras representadas en el Teatro Romano, por lo que ha felicitado al director del certamen y a todo el equipo que lo hace posible.

CADA EDICIÓN SE SUPERA

Por su parte, el director del Festival, Jesús Cimarro, se ha mostrado orgulloso del esfuerzo y la profesionalidad del certamen y ha destacado que esta edición cierra con un incremento del 3,1% en el número de espectadores, respecto a 2016, alcanzándose los 168.494 en las distintas actividades del certamen y con una recaudación de 2.090.149 euros, un 2,20% más que en 2016 y un superávit aproximado de unos 520.000 euros.

Los espectáculos programados en el Teatro Romano han congregado a 98.293 espectadores, mientras que a los teatros de Regina, Medellín y Cáparra han asistido 5.189.

La obra más vista ha sido La comedia de la mentiras, con 31.081 espectadores y con 10 llenos absolutos. Además se han registrado otros dos llenos absolutos con Troyanas, y otro con La Orestiada, a lo que hay que sumar los llenos en otros espacios como el Cáparra donde se vendieron las entradas antes de comenzar las representaciones.

Cimarro, que ha dirigido de forma consecutiva las últimas seis ediciones del Festival, ha destacado que el certamen ha generado 5.121 noticias en diferentes medios de comunicación, lo que ha supuesto cerca de 40 millones en impacto mediático, a lo que hay que sumar la repercusión en las redes sociales.

Además, el responsable del certamen ha reivindicado que el “Teatro Maria Luisa se pueda incorporar a la oferta del Festival en el futuro para acoger otro tipo de espectáculos que no tienen cabida en el Teatro romano”, ha dicho.