El pasado 8 de septiembre Ribera del Fresno celebró su Día de Extremadura concentrando a numeroso público en su Plaza de España, una jornada lúdica organizada por el Ayuntamiento que desde las 10 de la mañana partiría con talleres infantiles. Seguidamente para el acto institucional, izado de banderas e interpretación del himno de Extremadura por la Banda Municipal de Música y actuación del grupo folklórico Valdemedel amenizararían la jornada, se dirigiría al público Piedad Rodríguez, alcaldesa de la localidad con palabras  ‘aplicables actualmente’, como las de D. Juan Meléndez Valdés, en su Discurso de Apertura de la Real Audiencia de Extremadura quien también tuvo palabras de agradecimiento al recientemente nombrado ‘Ribereño del Año’ su implicación por Ribera. En nombre de la Asociación de Amigos de Juan Meléndez Valdés,  Isidro Barroso Álvarez, daría lectura a uno de los poemas del poeta nacido en esta villa del que este 2017 se conmemora su 200 años de su muerte. Además se haría entrega de los premios del concurso de fotografía ‘Ribera en imágenes’ en las categorías infantil y adulto, la primera para María Rosa Quintero García y la segunda para Isidro Suárez Fernández, imagen en terracota de la localidad Obra de la escultora local Carmen Goga.

Poco más tarde, llegaría el acto de entrega del distintivo ‘Ribereño del Año’, que este 2017 recayó en el maestro y folklorista José Joaquín Masa Romero, Presidente de Festifolk España quien mostró su agradecimiento por este, “para mí, inmerecido nombramiento de ‘Ribereño del año’. Me siento ‘ribereño’ como el que más. Digo inmerecido porque lo único que he hecho en estos 44 años ha sido corresponder a la acogida que siempre habéis prestado tanto a mi persona, como a mi familia. Ribera es un pueblo maravilloso”, finalizando su intervención agradeciendo especialmente al racimo de entusiastas que conforman el Grupo Folklórico ‘Valdemedel’.

No faltaría el concurso de muestras de productos de la tierra, donde se premiaron sandías de 13,800 kgrs, melones de 5 kgrs, racimos de uvas de 1,900 kgrs, calabacín de 2,900 kgrs o calabazas gigantes.
Toda una jornada que finalizó con un vino de honor y degustación de aperitivo, con la participación y colaboración de asociaciones y colectivos locales.

Juan Francisco Llano