La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Extremadura, UPA-UCE Extremadura, ha expresado su “decepción ante el precio de la uva en la campaña actual”: 3’5 pesetas/kilogramo de uva blanca y 4 pesetas/kilogramo de uva tinta. Este bajo precio es “especialmente chocante cuando, precisamente, ha bajado muchísimo la producción”, han dicho los responsables de UPA-UCE.

UPA-UCE ha señalado que, efectivamente, “se confirma lo que todos sabían”: este año la producción es menor la bajada. La organización ha indicado que la bajada de producción en Extremadura de uva blanca es de un 40% y la de uva tinta es de un 50% de uva tinta”. Estos malos datos son generalizados, ya que también se ha reducido la producción en el resto de España, Francia e Italia.

La organización agraria ha lamentado que, además, no se ha cumplido la Ley de la cadena alimentaria. Para UPA-UCE, “la campaña ha sido penosa desde el principio”, y ha explicado que la vendimia empezó sin que se conocieran y formalizaran los contratos. “Los contratos son siempre obligatorios antes de empezar aquellas operaciones de más de 2.500 €”, ha recordado la organización.

Por todo ello, UPA-UCE ha expresado su preocupación por los viticultores, “ya que estos precios no cubren los costes de producción y no se compensa la merma de producción de esta campaña”. Asimismo, la organización de productores ha mostrado su inquietud por el estado de las plantaciones de viñedo si no llueve en los próximos meses, ya que “las plantas han aguantado un año de tremenda sequía y no tienen reservas”. La organización ha reconocido que teme que “la ausencia de precipitaciones afecte al viñedo de forma que no solo ponga en peligro la próxima cosecha, sino la supervivencia de las vides”.

Ante esta “terrible situación”, UPA-UCE ha demandado a la administración regional que convoque una reunión de todo el sector para analizar esta problemática “que viene repitiéndose año tras año”. UPA-UCE ha pedido “determinación” a la hora de tomar las medidas necesarias “que aseguren la viabilidad de las explotaciones extremeñas”.