Manuel Olivera García, alcalde de Bienvenida entre 1983 y 2003, recibió hoy el homenaje de sus  vecinos al descubrir la placa por la que la residencia de ancianos y los pisos tutelados de la localidad pasan a llevar su nombre.

A este acto sencillo y emotivo asistió el alcalde y miembros de la corporación y el presidente de la Diputación, acompañado por los diputados Saturnino Alcázar y Antonio Garrote, además de numerosos vecinos que quisieron sumarse al homenaje.

El alcalde, Antonio Carmona, agradeció a Manuel Olivera el trabajo realizado por el pueblo y en concreto la construcción de esta residencia durante su mandato. “Con estos pisos tutelados generamos empleo y ofrecemos un servicio de calidad y cercanía a los mayores”, añadió.

El presidente de la Diputación, Miguel Ángel Gallardo, se centró en su intervención en el trabajo realizado por los alcaldes de la transición, como el caso de Manuel Olivera. “Se encontraron los pueblos sin nada, prácticamente había todo por hacer y también era necesario consolidar las libertades que hoy algunos quieren romper sin importarles saltarse la ley por su identidad”, destacó.

También hizo hincapié en el acuerdo por unanimidad de toda la corporación municipal para rendir este homenaje al que fue su alcalde socialista: “es una corporación con tres grupos y un gobierno que no es socialista. Estoy especialmente feliz por ello, porque esto es normalidad democrática”.

Campo de fútbol
El alcalde Antonio Carmona aprovechó el acto para solicitar apoyo de la Diputación para la construcción de un campo de fútbol de césped artificial. Se basó en datos como las más de 30 asociaciones culturales y deportivas que tiene un pueblo de 2.211 habitantes y el el que hay más de 100 niños que practican el fútbol.

El presidente Miguel Ángel Gallardo aseguró que desde la Diputación se intentará echar una mano para que este proyecto sea realidad, y una de las fórmulas podría ser la cofinanciación entre la institución provincial y el ayuntamiento.