Siderúrgica Balboa y Corrugados Getafe, empresas pertenecientes al Grupo Gallardo Balboa, han obtenido el certificado de “Sostenibilidad Siderúrgica”, una marca certificada por la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor), que reconoce la apuesta voluntaria de estas fábricas por un modelo de gestión responsable, integrando valores sociales y ambientales en sus actividades de negocio.

Esta marca, indicó Óscar García, responsable de producción de Siderúrgica Balboa, es un paso más dentro de nuestra política de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y supone el reconocimiento a nuestra labor continuada en el ámbito social, ambiental y económico.

Siderúrgica Balboa ha contribuido sobremanera al desarrollo socioeconómico de todo el suroeste extremeño. En Extremadura ha invertido más de 900 millones de euros y ha generado un gran número de empleos estable y de calidad contribuyendo, así, al desarrollo de toda su zona de influencia.

La concesión de la Marca se realiza mediante una auditoría que evalúa 23 aspectos de sostenibilidad siderúrgica (sociales, económicos y ambientales) y cuyos resultados comprueba y certifica un Comité Regulador.

Esta marca garantiza que, tanto Siderúrgica Balboa como Corrugados Getafe son agentes activos y de confianza que apuestan por la innovación como medio para reducir riesgos y para mejorar el impacto de la actividad industrial y aseguran a la sociedad un acero más sostenible.

Además, proporcionan la tranquilidad de usar un producto de acero para la construcción fabricado con todas las garantías y de contar con un proveedor que va más allá de la legislación y que, desde la autorregulación, ofrece un incremento de los estándares de calidad sin precedentes en el sector.

“Trabajamos para que el proceso industrial sea seguro, responsable con el Medio Ambiente y con productos de calidad y competitivos”, resumió García.

En la actualidad, el Grupo Gallardo Balboa, con sede social en Jerez de los Caballeros (Extremadura), es un referente dentro del sector del metal en España y en Europa gracias a la calidad de sus productos (corrugado, mallas, galvanizado y perfiles principalmente) y a su importante red comercial y de distribución. Cuenta con plantas en Extremadura, Madrid, País Vasco y Asturias.