UPA-UCE Extremadura ha abordado este miércoles en rueda de prensa la complicada situación que atraviesa el campo extremeño debido a la sequía. Según la organización, el sector más afectado por este problema es el ganadero, con unas pérdidas que se sitúan por encima de los 120 millones de euros en nuestra región. “La ganadería atraviesa una situación muy grave porque cada día se encarece más el forraje y eso genera que se dupliquen los costes de producción”, explica Huertas. Esta organización considera que la escasez de lluvias es el principal problema que tiene ahora el secano extremeño, tanto el sector ganadero como agrícola y cuyas pérdidas se sitúan en torno a los 270 millones de euros.

UPA-UCE Extremadura también ha destacado otro problema que sufre el sector ganadero extremeño: el alto índice de positividad del vacuno. “Todas estas dificultades agravan las pérdidas de los ganaderos que se suman a las que ya tienen por la sequía”, explica Huertas. UPA-UCE considera que en el caso del caprino sí se han tomado medidas, pero la Administración tiene la tarea pendiente de dar respuesta al control poblacional de la fauna salvaje.

La apicultura también se está viendo muy dañada por la sequía, debido a la pérdida de enjambres y colmenas que ya han desaparecido en estos meses.

“La falta de lluvias está generando pérdidas en nuevos sectores y agravando las de los actuales”, lamenta Huertas.

El sector del porcino también atraviesa una complicada situación debido a la montanera. “Si no llueve en los próximos días nos podemos enfrentar a que se pierda la montanera”, señala Huertas.

Por todo ello, UPA-UCE Extremadura reclama a las administraciones que se reúnan con las organizaciones profesionales agrarias “con carácter de urgencia” para adoptar medidas que ayuden a socorrer la situación que están viviendo muchos agricultores y ganaderos.

En esta línea, la organización demanda lo siguiente:

-Medidas de apoyo para la construcción de pozos de sondeo y así poder abastecer de agua a los animales.

-Préstamos bonificados al 0% para los profesionales de la agricultura y la ganadería afectados por esta situación.

-Medidas directas para los profesionales que sufren esta situación y que no ven cubiertas las pérdidas reales con los seguros.

-Seguro de sequía para la montanera.

-Planes comarcales de las explotaciones cinegéticas que están todavía en fase de estudio.

“Otro año como el vivido significaría la desaparición de muchas explotaciones agrarias porque, desgraciadamente, no van a poder seguir hacia adelante”, concluye Huertas.