El pasado 3 de Noviembre , se presentaba el libro de Juan Gregorio Macarro Martínez, “Del Pasado al Futuro en un Buen Presente”, en la Casa de la Cultura de Fuente del Maestre. Un acto entrañable en el que su autor, un fuentecanteño con “inteligencia límite”, se ganó a los presentes por su sencillez, inocencia y una inmensa humanidad. En el evento estuvo presente la Concejala de Cultura del Ayuntamiento fontanés, M. Carmen Zambrano y Jesús Aparicio López, que hizo una presentación muy profesional del libro, con una vertiente emocional pertinente y sincera, ya que conoce de primera mano la historia de superación personal de Juan Gregorio.

Una historia o relato testimonial de un hombre que, tras años de encierro voluntario, se abre para formar parte de un proyecto de integración sociolaboral y que; a partir del mismo, se embarca en proyectos artísticos como la pintura (su pasión desde niño), el teatro o el canto coral. Destaca también por su faceta de viajero, pero sobre todo por ser, en el sentido machadiano de la expresión, un hombre sencillamente bueno.  Su relato, “las pinceladas con las que voy dibujando mi vida”, tiene además el mérito de insertarse en las etapas de la historia que le ha ido tocando vivir. Hay numerosas alusiones, y en este sentido sorprende su memoria extraordinaria, a los hechos que fueron marcando la vida de los españoles, a los programas de televisión que han trazado la evolución de este medio, a anuncios publicitarios, a canciones  recordadas de la infancia de tantos, o a las emisiones de Radio España Independiente. Con el mismo trazo meticuloso, cita  sin equivocarse, los nombres y apellidos de sus compañeros de escuela , y de todas las personas que se han cruzado o que siguen formando parte de su vida.

Pero, por encima de todo, el libro es un alegato en contra de etiquetas como “discapacitados” o “minusválidos”, tras las que se esconden sesgos de discriminación social: ” Desde mi punto de vista, como discapacitado, opino que todos somos minusválidos, a unos se nos nota y a otros no. No creo que nadie sea más válido o menos válido que otra persona, simplemente será capaz de hacer tal o cual cosa”.