La presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín, inauguró este jueves la exposición de  fotografía terapéutica “Fotografía y Discapacidad”, una muestra compuesta por 54 imágenes tomadas por los usuarios del Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral de Mensajeros de la Paz Extremadura que permanecerá en el Patio Noble de la Cámara regional hasta finales del mes de febrero.

Al respecto, Blanca Martín afirmó en la inauguración que la exposición “nos trae la mirada” de los usuarios del centro y agradeció la labor que desarrollan los trabajadores de Mensajeros por la Paz. “Es importante que haya gente que trabaje para lograr la igualdad de todos”, añadió.

Por su parte, la Coordinadora del Área de Discapacidad de  Mensajeros de la Paz Extremadura, Raquel Cortés, explicó que se trata de una iniciativa que pusieron en marcha en el centro de Nuñomoral a petición de los propios usuarios, “quienes demostraron que no tienen límites ni barreras cuando tienen la ilusión y los apoyos necesarios para hacer aquello que se proponen”.

Asimismo, recordó que la asociación “lleva más de 25 años trabajando en la región y actualmente gestiona más de 20 programas que abarcan a colectivos muy diversos”.

A continuación, la Coordinadora del  Centro  Residencial  y Familiar de Nuñomoral, María  José  Delgado  Martín, declaró que la actividad es “un taller integrado en el área ocupacional en el que se trabajan expresiones artísticas” y que “nace para mejorar su integración en las nuevas tecnologías y su capacidad de expresión”.

 

LA EXPOSICIÓN

“Fotografía y Discapacidad” forma parte del “Proyecto Miradas” de Mensajeros de la Paz Extremadura. Un  proyecto en el que se integran diferentes disciplinas a través de programas y talleres enfocados a la mejora de la calidad de vida de los usuarios, según informa la asociación.

Este taller, basado en la fototerapia, tiene como objetivo poner en valor la fotografía terapéutica como herramienta de trabajo en personas con discapacidad mental. Concretamente, busca mejorar la expresión de las emociones, los afectos y la capacidad creativa de los participantes gracias a la toma de imágenes de sus localidades, de ellos mismos, o de los lugares que visitan.

La colección se ha dividido en 5 módulos, que son fotografía monumental, fotografía contemporánea, fotografía de retratos, fotografía de paisajes y fotografía rural. Las imágenes se tomaron en diferentes escenarios de Sierra de Gata, Sierra de Francia, Las Hurdes, Salamanca, Madrid, Plasencia y Los Barruecos.