El Coro de la Asociación Cultura fontanesa “Macedonia” vuelve a celebrar, este sábado 24 de febrero, un Intercambio con otra agrupación coral extremeña. En este caso, se trata del Coro “Nuestra Señora del Camino”, creado en el Hogar de Mayores de La Albuera (Badajoz), y dirigido por Antonio Ferrera. El mismo que dirige el Coro del Hogar de Mayores oliventino, y con el que, hace algo más de año y medio, “Macedonia” celebraba su primer encuentro. Y es que, desde que coincidieron en un certamen de villancicos de la diputación pacense, se crearon vínculos musicales, culturales y emotivos muy especiales entre los oliventinos,  y el coro femenino que dirige Antonia Zambrano “Tonecha” en La Fuente.

Ferrera es un apasionado de la música tradicional extremeña, y de ese folklore con rasgos portugueses que caracteriza a su zona. De hecho, él es un virtuoso acordeonista (un instrumento muy enraizado en la música popular lusa), además de poseer una voz portentosa.

Por su parte, Tonecha es una de esas valiosas artistas autodidactas, que le ponen pasión y tiempo a la hora de componer temas con mensajes optimistas, letras de carnaval o temas con una fuerte carga de compromiso social.

Ambas formaciones celebran un intercambio este sábado, a las 20:30 horas, en la Casa de la Cultura. Y prometen dar lo mejor de sí mismas.

“Macedonia” es un grupo de mujeres entusiastas, que dedican buena parte de su tiempo, y de sus vidas, a la música (también han incursionado en el teatro). De hecho, van encadenando actuación tras actuación, siempre poniéndose nuevos retos, y teniendo claro que el gran objetivo de todo este sacrificio es disfrutar. Podría decirse que han hecho de esta intensa actividad su forma de vivir, y esa ilusión y “buen rollo” se transmite en el escenario.

Y el Coro del Hogar de Mayores de La Albuera es un coro mixto, también – como cuenta Ferrera – compuesto por “un grupo de personas con una  ilusión tremenda”: “ Son personas que, por la época que les tocó vivir, no pudieron disfrutar del folklore, de la música tradicional tanto como les hubiera gustado. Ahora, se entregan en esta tarea de rescatar canciones que, a veces,  sólo están en su memoria, e incluso confeccionan su propia indumentaria tradicional”.