UPA-UCE Extremadura lamenta que el Ministerio de Agricultura no ponga encima de la mesa medidas efectivas y que cuenten con un presupuesto suficiente para solucionar el grave problema estructural que sufre el sector de la fruta dulce.

El secretario general de nuestra organización, Ignacio Huertas, apunta que “tras meses de trabajo exhaustivo que se ha hecho con las administraciones y a pesar de que coincidimos con el ministerio en el análisis de la situación, a la hora de poner en marcha las medidas, el resultado no es el que esperábamos”.

Desde esta organización lamentamos que la principal medida reclamada por el sector, que era establecer una ayuda al arranque con presupuesto nacional, haya sido desestimada por parte del ministerio.

El Gobierno plantea, como opción, una medida dentro de los fondos operativos de las OPFH (Organizaciones de Productores de Fruta y Hortalizas) que tiene una efectividad muy limitada, ya que el 47% de los agricultores no está en OPFH y, por tanto, no se podrá acoger a esta medida. Y además, “son los propios agricultores los que tendrán que aportar una parte importante del presupuesto para pagar esta medida, ya que está dentro de las ayudas cofinanciadas”, explica Ignacio Huertas.

Con respecto al plan de choque, desde UPA-UCE denunciamos que no establece ayudas directas a través de minimis con el objetivo de paliar la situación tan grave que viven muchas explotaciones. “Tan solo se plantea los préstamos a través de las líneas ICO sin intereses y donde la ayuda solo consiste en sufragar los costes de SAECA y no todos”, critica Huertas.

Por tanto, vemos cómo el ministerio trata de resolver con un escaso presupuesto de 3,7 millones de euros un problema que ha hecho perder a los productores de fruta cientos de millones solo en esta última campaña.
A pesar de que existen otras medidas positivas dentro del plan como son la creación de una interprofesional, el establecimiento de contratos normalizados y el reforzamiento por parte de la AICA del control sobre la existencia de los contratos y el respeto a la prohibición de la venta a resultas, no existe voluntad real de acometer el problema en todas sus dimensiones.

Por todo ello, desde UPA-UCE consideramos que el plan del ministerio tendrá una eficacia limitada derivada de la falta de voluntad de acometer los problemas reales con presupuestos reales.