La lluvia caída sobre Fuente del Maestre, a partir de las 8 de la tarde, se volvió protagonista de las procesiones de este Viernes Santo, lo que conllevó que la primera procesión programada para este día del Cristo de la Buena Muerte, Nuestra Señora del Mayor Dolor, el Santo Entierro y la Virgen de los Dolores quedara suspendida.

Tras un tiempo de espera, las distintas hermandades y cofradías decidieron dejar los pasos en los templos, y tan solo, la Virgen de los Dolores realizó un pequeño traslado desde la Parroquia hasta la iglesia de San Juan.

Por su parte, la Cofradía de Ntra. Sra. del Mayor Dolor y el Cristo de la Buena Muerte realizó un encuentro entre los dos pasos dentro de la iglesia del Convento Franciscano. Antes de ello, esta cofradía, que este año celebraba su trigésimo aniversario, realizó un pequeño homenaje a Julia Ugalde, quién lleva durante todos estos años preparando la imagen de la virgen para su procesión de forma desinteresada.

Tres horas más tarde, la lluvia desapareció y la imagen de María Santísima de la Soledad pudo realizar su estación de penitencia, en una procesión, en este caso, marcada por el silencio, y sobre todo, por las bajas temperaturas.