Dos meses más tarde de crear el grupo de Whatsapp ‘Años de Instituto’ con más de un centenar de compañeros/as viéndose de nuevo las caras a través de esta red social, más de cuarenta antiguos alumnos/as del IES ‘Meléndez Valdés’ de Villafranca de los Barros, promoción 91-95, se han dado cita en el centro que les unió por primera vez en sus vidas de estudiante de secundaria, en esta ocasión con un nuevo director al frente, Fernando Merino Muriana, quien declaraba poco más tarde: “Un placer haber compartido un ratito con los antiguos alumnos del IES Meléndez Valdés”.

Toda una loca aventura que surgió tras conversación de los compañeros, Juanjo y Sacri, el primero de Villafranca y la segunda de Palomas, y es que hace más de dos décadas, gran parte de Tierra de Barros era acogida en la vecina localidad de Villafranca. Hinojosa del Valle, Puebla del Prior, Hornachos, Ribera del Fresno, Almendralejo, Los Santos de Maimona, Puebla de la Reina, Palomas, Fuente del Maestre… así hasta formar un centro que durante los años noventa recogería a más de 1300 alumnos donde se llegó a casi 100 profesores, “98 fuimos varios años, ahora oscilamos entre 88 y 90” comenta Merino. Alumnos que pronto se convertirían en una enorme familia que lo mismo celebraban para recaudar fondos con una gala en un lugar de origen, que en otro, en aquellos años que los fines no eran otros que moverse con una u otra excursión del centro, de un lado para otro.

Ayer fue un día de convivencia para quienes quisieron o pudieron acercarse hasta Villafranca, llegados desde lugares tan dispares como Badajoz o Cáceres, Los Santos de Maimona, Fuente del Maestre, Almendralejo, Villafranca o Ribera del Fresno. Una iniciativa que partiría a las 13 horas con una visita guiada por el interior del Meléndez Valdés de la mano del coordinador de la sala de profesores del propio centro mostrando lo que fueron un día aquellas instalaciones mientras que sus alumnos contaban con apenas 16 ó 17 años de edad. Todo un viaje en el tiempo que hizo a muchos/as padres y madres hoy, ‘Volver a ser un niño/a’.

Este reencuentro se desplazaría hasta la Carretera Nacional 630 Gijon – Sevilla (km 664), de Villafranca de los Barros, vértebra o eje principal de comunicación durante todos estos años, Restaurante Maxi ahí ubicado donde durante y tras la comida se abriría una larga velada que finalizaría en otro de los locales legendarios de aquella época de instituto, El Abuelo II. Más de doce horas de compartir anécdotas, conversación, y muchas risas las que pondrían fin, al menos a este sábado que ya se habla no será ni el primero ni el último, esto sólo es el principio, dicen algunos.

Juan Francisco Llano