Desde la pasada noche los vecinos de Hornachos vuelven a contar con agua corriente en los grifos de sus viviendas si bien no debe ser consumida ni utilizada para elaborar comida. Según la alerta de abastecimiento decretada por la Junta de Extremadura, el agua sí puede utilizarse para inodoros, riego de plantas, ducha u otros usos que no sean su ingesta.

Durante la jornada de ayer el Consorcio Promedio, operador del servicio de abastecimiento, hizo reparto de 4.000 garrafas de agua en la población y se ponen a disposición una nueva partida de 4.500 unidades que complementan a los camiones cisterna con agua potable.

Los puntos de distribución de botellas establecidos por el ayuntamiento son la Casa de la Cultura y el Silo, mientras que los camiones cisterna se ubican en las calles Virgen de Guadalupe y Manuel Pacheco (aparcamiento de autobuses del Instituto).

Por otro lado, Promedio ejecutó ayer trabajos de sondeo de pozo que resultaron positivos. Según el protocolo establecido, se va a realizar una analítica completa del agua y si cumple los parámetros para consumo se podría utilizar como sistema de abastecimiento alternativo o complementario.

Desde Promedio seguimos atentos a las instrucciones que lleguen de la Dirección General de Salud Pública del gobierno autonómico.