“Un ataque sin precedentes a los olivareros extremeños y españoles”. Así se ha manifestado hoy la organización agraria UPA-UCE Extremadura durante la protesta que ha tenido lugar en Sevilla contra los aranceles a la aceituna de mesa que ha impuesto el gobierno estadounidense.

La vida de muchos pueblos extremeños depende de la aceituna de mesa y no podemos permanecer impasibles ante los ataques del gobierno de Trump. Por eso, una nutrida representación de olivareros extremeños ha participado hoy en una concentración frente al consulado de Estados Unidos en Sevilla, donde ha reclamado una actuación contundente a la Unión Europea porque “las pérdidas podrían ir en aumento si no se echa el freno”.

“No puede ser que la administración europea esté consistiendo que se dañen los intereses de los olivareros. Por eso, exigimos la retirada de estas medidas ilegales e injustas que tanto perjuicio están provocando a los productores españoles”, apuntan desde UPA-UCE.

Además, los aranceles impuestos por el gobierno de Donald Trump no están beneficiando a los agricultores estadounidenses, ya que están aumentando las importaciones de otros países. “La UE debe actuar con contundencia ante este desastre porque si esta situación continua, tendrán que apoyarnos para resarcir estas pérdidas, ya que los agricultores no somos los responsables de esta situación”, destaca Huertas.

Desde UPA-UCE Extremadura reclamamos para la aceituna “el mismo tratamiento que se le ha dado al aluminio y al acero porque queremos ser ciudadanos de primera categoría dentro de la UE”.

Las organizaciones agrarias le han entregado un documento al cónsul de EE.UU en Sevilla donde se le exige la retirada de los aranceles a nuestra aceituna de mesa por las graves perdidas que está generando al sector olivarero español.

“No podemos esperar a que el problema se resuelva en la Organización Mundial del Comercio (OMC) porque, para ese día, el sector se habrá ido a casa arruinado y no tendrá solución”, subrayan desde UPA-UCE Extremadura.