La secretaria general de Cultura, Miriam García Cabezas, ha afirmado que la fiesta de ‘La Fuga de la Diabla’ nace del acervo cultural y popular de Valverde de Leganés, de una leyenda, un mito transmitido de generación en generación, que el Ayuntamiento recuperó en 2003 y puso en valor a través de esta fiesta, en la que participa todo el pueblo.

García Cabezas ha destacado la importancia que la Consejería de Cultura e Igualdad da a las fiestas populares “como un elemento dinamizador de los pueblos que, además de afianzar tradiciones populares y realzar el patrimonio cultural e inmaterial, sirven para crear nuevos públicos y nuevos aficionados a las artes escénicas, fomentando también la participación de la ciudadanía”.

Una fiesta, ha dicho la secretaria general, que no ha permanecido estática, consiguiendo su consolidación en 2016 con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional. Este año, esta fiesta se alarga en el tiempo para desarrollarse del 11 al 19 de agosto, de este modo, ha asegurado García Cabezas, llega a más personas y tiene más repercusión, consiguiendo con ello una mayor dinamización cultural y económica.

La responsable regional de Cultura ha querido resaltar que Extremadura ha sabido poner en valor su cultura popular a través de estas fiestas populares con las que se recuperan leyendas y mitos que a veces solo permanecen en la memoria de los pueblos o en los libros de los investigadores; “aquí se hacen patentes y sirven para perpetuar las tradiciones de los pueblos”, ha asegurado.

En este sentido, García Cabezas ha felicitado al Ayuntamiento de Valverde de Leganés por seguir incentivando la recuperación de las tradiciones y por seguir inculcando a los más pequeños la importancia que tienen las mismas para sentir la identidad del pueblo”.

Por su parte la concejala de Cultura y Festejos de Valverde de Leganés, Luisa Gaitán, ha destacado la participación de todo el pueblo, “todas las asociaciones y vecinos se involucran para que Valverde de Leganés sea una localidad llena de magia, espectáculo y fuego, que es lo único que da luz durante la celebración”.

Gaitán ha explicado esta fiesta se basa en la leyenda que cuenta de San Bartolomé fue tentado por el diablo con engaños y tentaciones, librándose una lucha entre el bien y el mal. San Bartolomé vence a la diabla y la encierra en la torre de la iglesia, pero una noche al año ella se escapa para sembrar el pánico por el pueblo y quemarlo todo, hasta que es encontrada y encerrada una vez más en la torre.

Entre las novedades de edición está que la Semana Mágica comienza antes con el adelanto de la Fiesta de los Bartolos, que dan el pistoletazo de salida. Este año participan 21 peñas de la localidad de todas las edades, que fabricarán los Bartolos los cuales terminarán quemados en el fuego de la Diabla,  salvo uno que se salvará.

La semana se completa con un amplio programa de actividades relacionadas con la magia, el terror y el esoterismo, que incluye conferencias, pasacalles, mercados o talleres. El acto central es el sábado 18 con el espectáculo ‘La fuga de la Diabla’, en el que participarán unas 550 personas.