Julita de la Cruz Otero será la encargada de pronunciar, el próximo jueves 13 de septiembre, el pregón de las Fiestas Patronales en Honor al Santísimo Cristo de las Misericordias de Fuente del Maestre, algo que le hace estar “muy emocionada, con muchos nervios, pero feliz porque me encuentro como en casa, entre amigos y con gente que nos quiere”.

Además, explica que “la noticia viene a renglón seguido de unos acontecimientos que han sucedido en la provincia durante el último año, que todos conocemos, y que nosotros hemos aceptado con mucha naturalidad”.
Con respecto al pregón, Julita de la Cruz, ha reconocido que “va encaminado, sobre todo, a daros las gracias a vosotros, a los fontaneses, y luego, a contar un poco de historia de la localidad, y a destacar a gente ilustre y humilde del municipio que han sobresalido”.

La pregonera del Cristo 2018 es hija de D. Diego de la Cruz Coronado, quien fuera alcalde de la localidad entre 1950 y 1951, en total 15 meses en los que creó la Plaza de Abastos, la Biblioteca Municipal, remodeló el Ayuntamiento, adoquinó la calle Corredera, y fundó, entre otras cosas, la Revista del Cristo o la Romería de San Isidro. Y además, según argumentó la propia Julita de la Cruz “mi padre se llevó a muchos fontaneses a pueblos colonos para que pudieran subsistir, e incluso, pagó de su bolsillo los estudios a algunos de los hijos de colonos que él veía con capacidades”.

Por todo ello, Julita de la Cruz afirma que “mi padre siempre lo daba todo, nunca se enriqueció, no utilizó su cargo en cosas particulares, y donde más incidió fue en las personas necesitadas en tiempos de hambruna y de pocos recursos. Hizo infinidad de cosas en poco tiempo, si hubiera estado algún tiempo más, no sé lo que hubiera hecho”.
También comenta que “desde pequeños nuestros padres nos transmitieron el sentir fontanés, y aunque vivimos poco tiempo aquí, siempre nos siguieron inculcando el sentimiento, cariño y respeto por Fuente del Maestre, es más, durante 33 años, tuvimos en nuestra casa a una cuidadora, nuestra “tata” Vicenta, que era fontanesa”.

Julita de la Cruz es una mujer sencilla, muy cristiana, y que se ha dedicado por completo a su familia. Ha trabajado como funcionaria en la administración pública, primero en el Ministerio de Educación y Ciencias, y después, en la Confederación Hidrográfica del Guadiana. Pero ella, siempre ha sido amante de la pintura, por ello, en el año 2000 entró en la Escuela de Bellas Artes de Badajoz, y actualmente, se dedica a pintar, a escribir y a estar con su familia, sus hijas, sus nietas y sus hermanos, con “los que formamos una piña como nuestros padres nos enseñaron”, apuntó la propia pregonera, quién además contó que “soy una mujer muy activa, que me gusta entregarme a los demás, de hecho, soy más feliz cuando estoy dando que cuando alguien me da a mí”.

Finalmente, quiso dar un mensaje a todos los fontaneses “que sigamos como estamos, que nos queramos todos, que no haya diferencias de historias, porque lo que hay que hacer es amarse y quererse, que es lo que hacia mi padre, sobre todo, con los que más lo necesitaban, y a los fontaneses y a los más humildes es a los que quiero tener a mi lado”.

Por otro lado, Julita de la Cruz ha aprovechado la oportunidad de ser pregonera, para presentar en la Casa de la Cultura de la localidad una exposición con sus pinturas, que va a estar expuesta durante todas las fiestas patronales, y su libro de poemas “El despertar de la Libélula”, en un acto que tuvo lugar el pasado domingo 9 de septiembre.