Esta semana hemos conocido algunas de las propuestas que ha realizado el presidente Pedro Sánchez para los próximos Presupuestos Generales del Estado. En algunas de las propuestas, desde Extremadura Unida observan su buena intencionalidad como puede ser la subida del salario mínimo, subida de pensiones, subida de impuestos a las rentas más altas etc. No obstante,  señalan que debería tenerse en cuenta un previo análisis del impacto económico y negociar con los sectores afectados, pues de no hacerse podría tener como consecuencia que España volviera a pasar por otra profunda crisis económica.

Por otra parte, no defienden una subida de impuestos generalizada para compensar ese aumento del gasto público. Sería una enorme irresponsabilidad saltarse los objetivos de déficit fijados por la Unión Europea.

Otras propuestas como las medidas para la transición energética y para la protección de los consumidores han tenido mayor aceptación, que desde Extremadura Unida también apoyan.

Consideran que los Presupuestos Generales del Estado no se deberían pactar con fuerzas políticas independentistas porque a lo largo de los años creen que el acuerdo con estas fuerzas ha tenido como resultado, una mayor dotación económica para sus respectivas Comunidades Autónomas, a costa de otras Comunidades como Extremadura.

«No podemos consentir que, una vez más, se premie a las Comunidades gobernadas por quienes quieren romper la unidad de España y amenazan al Gobierno con dejarles caer si no ceden a sus pretensiones. El interés general es un principio constitucional, y no se puede quebrantar este principio para ceder al chantaje de estas fuerzas políticas independentistas que insultan diariamente a las instituciones españolas. Un gobierno responsable debería marginar a estas fuerzas rupturistas».

Por último, Extremadura Unida considera que los diputados y senadores extremeños deberían pactar con sus respectivos partidos los Presupuestos Generales del Estado, condicionando su apoyo a los presupuestos, al fomento de la equidad entre regiones, pues no es coherente que algunas Comunidades tengan infraestructuras del siglo XXI, mientras que en Extremadura hay que lidiar con infraestructuras ferroviarias del siglo XIX. Señalan que representantes deberían demostrar que los intereses de Extremadura están por encima de sus intereses personales o intereses de partido.