El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura aprobaba el pasado martes un decreto por el que se declara Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de monumento, la ermita de Nuestra Señora del Ara, en el término municipal de Fuente del Arco.

El origen de la ermita, conocida como la » Capilla Sixtina » de Extremadura por sus pinturas murales, se relaciona con un posible asentamiento romano que tiene continuidad en el periodo visigodo, por lo que es posible la existencia de algún lugar de culto pagano que se pretendiera cristianizar.

Por otro lado, la ermita guarda relación con una posterior aparición mariana, ya que, según cuenta la leyenda, la Virgen se apareció en periodo musulmán, sobre un ara, al rey Jayón y a su hija Erminda, quienes se convirtieron así a la religión cristiana.

Los restos visibles más antiguos del inmueble corresponden a la capilla mayor, del siglo XV, que fue reformada posteriormente, y en el siglo XVIII se construyó el camarín de la Virgen y se realizaron obras de ampliación.

Las pinturas murales son el elemento más interesante de la ermita y las que la convierten en un edificio realmente único. Están pintadas al temple y recubren todas las paredes y las bóvedas.

Las más antiguas son las del zócalo del templo que corresponden a finales del siglo XV, mientras la decoración de la bóveda de la nave es de 1736 y las pinturas del camarín datan de 1803.

Los modelos iconográficos de la bóveda de la nave se relacionan con ilustraciones bíblicas, divididas en 26 recuadros numerados que narran historias del Libro del Génesis como la Creación, el Paraíso, el destierro de Adán y Eva, Caín y Abel, Noé, Babel y Abraham, entre otras.

En el camarín destacan pinturas con trampantojos a base de columnas y decoración vegetal y geométrica, mientras que en la cúpula son visibles varios ángeles, aunque las pinturas de esta zona son las más deterioradas del templo porque sufrió graves daños por una tormenta eléctrica en 1875, siendo reparada en 1921.

En cuanto a la capilla mayor, aparecen en la rosca del arco escenas de la Teofanía de Mambré, de la vida de la Virgen y de la infancia de Jesús, según se detalla en la reseña del Consejo.

Las pinturas han sido sometidas a varias restauraciones por parte de la Junta de Extremadura desde el año 2000.

Entre los bienes muebles del templo destacan el retablo del Santísimo Crucificado, el retablo de san Antonio con el Niño Jesús, el retablo mayor y la Virgen del Ara, el conjunto de los exvotos del templo, una pintura alusiva a la aparición de la Virgen al rey Jayón y a su hija Erminda, además de otros objetos de interés arqueológico.

CAMPITUR