La Escuela Profesional “Fuente Roniel IV”, en la especialidad de “Actividades de Tiempo Libre en Educación Infantil y Juvenil”, se ha inaugurado oficialmente en Fuente del Maestre, la cual se va a desarrollar durante un año y está formada por 15 alumnos y 4 personas en el equipo directivo y técnico.

En el acto inaugural ha estado presente el alcalde de la localidad, Juan Antonio Barrios, quién ha puntualizado que con esta “son cuatro las escuelas profesionales que hemos puesto en marcha en los quince años que llevo de alcalde, y en total, son 12 entre escuelas profesionales y escuelas taller, a las que hay que sumar los proyectos @prendizext”. Además se mostró muy satisfecho “ya que cuando presentamos un proyecto de estas características pensamos en formar a los jóvenes, ya que hoy en día, son muy importante los Certificados de Profesionalidad, que es lo que van a obtener al final de esta etapa, y es la segunda escuela profesional enfocada a aquellos jóvenes que tienen ya un nivel de estudio, porque de aquí para atrás, hemos formado a muchos albañiles, jardineros…y llega un punto que hay que formar en otros nuevos tipos de trabajo”.

El primer edil fontanés comentó que “a través de esta escuela y con los Certificado de Profesionalidad, ayudamos a encontrar trabajo a los trabajadores que se van a formar aquí. Tenemos que tener en cuenta que hay una serie de profesiones de las que hay muchas personas formadas, entonces hay que abrir el abanico y formar a los jóvenes en otra cosa si queremos que nuestros jóvenes encuentren trabajo”.

Por su parte, la directora de la Escuela Profesional, María Jesús Caletrio ha explicado que “mi papel consiste en realizar tareas de supervisión, de control de plazos y formas de documentación, la gestión económica del proyecto, y estar un poco para todo”. Y ha confesado que “venimos a darlo todo, queremos dejar huella coordinándonos con el Ayuntamiento en todas las actividades que tienen programadas y que estén en nuestras manos”.

Este Certificado de Profesionalidad está compuesto por tres módulos formativos, el primero dedicado a las actividades de educación en el tiempo libre, infantil y juvenil; el segundo sobre procesos grupales y educativos en el tiempo libre, infantil y juvenil; y el tercero relacionado con las técnicas y recursos de animación en actividades de tiempo libre. Una vez acabado este proyecto, habrá una segunda fase donde los alumnos podrán realizar las prácticas en distintas empresas. Al frente de la coordinación de formación está Alicia Martos, quién ha apuntado que “mi función es la planificación general de este proyecto, y llevar a cabo un seguimiento y control de las funciones y monitoras, además de dar apoyo en la formación del proceso enseñanza-aprendizaje de los alumnos trabajadores”.

El equipo de monitoras está compuesto por Matilde González y Piedad Cerezo. En primer lugar, M. González ha explicado que a través de los módulos “los alumnos van a adquirir las competencias que necesitan para luego poder desarrollar su desempeño como futuros trabajadores en el mercado laboral”, y ha argumentado que los módulos van intercambiar teoría y práctica “a la par que ellos van recibiendo los conocimientos teóricos que vienen vinculados con los módulos formativos, también vamos a hacer actividades prácticas para que a ellos les resulte más enriquecedor la actividad, y a la vez, más gratificante”.

Y en segundo lugar, P. Cerezo ha señalado que “queremos formar verdaderos monitores de ocio y tiempo libre, por eso no le vamos a regalar nada, aquí se viene a trabajar, a formarse para adquirir ese Certificado de Profesionalidad, y con unas vistas puestas en que en un futuro puedan crear su empresa con estas nuevas actividades que van surgiendo en el mercado laboral de ocio”. Por último, ha puntualizado que los primeros días “han ido muy bien, los alumnos están muy motivados, vienen predispuestos a aprender, y como vienen con un alto nivel formativo, requieren la máxima formación, y a nosotros, como docentes, nos supone una doble motivación”.

Finalmente, Silvia Rodríguez, alumna del curso, ha concretado que “tenía muchas ganas de hacer este curso, y ahora he visto la oportunidad, espero salir hecha una profesional, pasarlo bien, vivir la experiencia y, por supuesto, en un futuro dedicarme al mundo de los niños que es lo que me gusta”. Y otra de las alumnas, Marina Leal, ha detallado que “hemos congeniado muy bien, se ve un grupo que vamos a ser participativo, que nos gusta hacer las cosas, y creo que va a salir un buen trabajo”.