Extremadura fue tierra de contrabando con Portugal, especialmente durante el franquismo. Las rutas por las que atravesaban los contrabandistas aún se conservan en la zona fronteriza de la comarca de Alcántara, como podrán descubrir quienes participen en la Ruta del contrabando de café el domingo, una de las actividades de este fin de seman en el Mes de las Reservas de la Biosfera en Monfragüe y Tajo-Tejo Internacional.

El programa que organiza la Diputación de Cáceres por segundo año consecutivo en ambas reservas llega entre el viernes y el domingo a Valencia de Alcántara, Brozas, Membrío, Cedillo, Alcántara y Piedras Albas, en la reserva de Tajo-Tejo Internacional, donde el sábado habrá una convivencia de profesores por varios lugares de este espacio natural. En la reserva de Monfragüe disfrutarán de actividades Serradilla, Toril, Torrejón el Rubio, Serrejón-Higuera, Jaraicejo y Vilarreal de San Carlos.

El recorrido por la zona de contrabando partirá de Valencia de Alcántara y tendrá una duración de tres horas. Para acudir a esta actividad, y al resto de las programadas, todas ellas gratuitas, es necesaria una inscripción previa en la página de Internet  http://www.mesdelareservabiosfera.es/o llamando a los teléfonos 619380081 y 927 761 116, ya que el número de plazas en todas es limitada.

El viernes, en la única actividad prevista en la reserva del Tajo-Tejo Internacional se celebrará entre las 20.00 y las 22.00 horas en Piedras Albas Fotografiando estrellas, que se adentrará en uno de los lugares más enigmáticos de la reserva, el Emeritorio Peña Buraca, Bien de Interés Cultural, desde donde se podrán aprender técnicas de fotografía nocturna. Quienes asistan deberán llevar su cámara fotográfica. Los partipantes están citados a las 18.00 en la plaza de Piedras Albas para acercarse en coche hacia el Emeritorio. Otra actividad relacionada con la fotografía se desarrollará el sábado en la casa de cultura de Serradilla: un taller fotográfico en torno al patrimonio.

Como el pasado fin de semana, la exploración del territorio de ambas reservas a través de rutas constituye una de las actividades del Mes de las Reservas de la Biosfera. En Alcántara, su ruta del sábado acerca por la mañana a los visitantes el conocimiento patrimonial de su monumento de referencia: el puente romano; aunque comenzará en otro, también de época romana: el puente de Segura sobre el río Erjas, menos conocido, pero igualmente en buen estado de conservación. Allí se informará sobre su historia y su entorno, y a continuación, un autobús conducirá a los asistentes al puente principal, desde donde se accederá a un sendero que discurre bajo el monumento.

Los niños son uno de los protagonistas del Mes de las Reservas de la Biosfera. A ellos están dedicadas actividades concretas, como el taller Territorio Reserva, que los reunirá en Cedillo el sábado para enseñarles a modelar con arcilla animales, plantas y lugares de la reserva del Tajo-Tejo Internacional. En Membrío, niños y padres recorrerán, también el sábado, la naturaleza en torno al pueblo conociendo de la voz de un cuentacuentos diferentes leyendas del entorno.

Aunque la mayoría de la rutas se recorren a pie, es posible descubrir la naturaleza de la reserva de Monfragüe en vehículo de 4×4, como propone la ruta de cuatro horas que recorrerá las dehesas de la reserva el sábado por la mañana en Toril. O en bicicleta, si se opta, el mismo sábado, por la ruta cicloturista de la miel y el queso en Serrejón-Higuera. De una forma más calmada, los interesados en el pasado prehistórico de la zona tienen una cita ese día en Torrejón el Rubio, desde donde descubrirán los restos rupestres que se conservan en Monfragüe. Ya por la noche, en el observatorio astronómico de Monfragüe de Torrejón el Rubio podrán contemplarse las estrellas en unas condiciones inmejorables.

Otro medio para desplazarse por la reserva cacereña del Tajo es el barco, como sucede con la ruta ornitológica propuesta para el domingo en el embalse de Alcántara. Desde allí, y en una pequeña embarcación, se hará un recorrido por el río observando las aves que pueblan las orillas. Habrá tres viajes de una hora y media a partir de las 9.30 horas.

El domingo se cierra la actividad en el Tajo-Tejo Internacional con un acercamiento a la dehesa, el mejor y más antiguo ejemplo de gestión y aprovechamiento de campo. Una ruta permitirá conocer en Membrío cómo es una explotación ganadera, el cuidado del cerdo ibérico, y terminará con una degustación culinaria.

La reserva de Monfragüe también ha generados sus historias y leyendas, y estas son las que se narrarán en una ruta teatralizada por Jaraicejo el domingo. Otras dos rutas el mismo día parten del mismo lugar, el centro de visitantes de Villarreal de San Carlos, pero se adentran en naturaleza diferentes; una de ellas describirá los orígenes geológicos de la reserva y la otra saldrá al encuentro de la riqueza botánica de Monfragüe.

 

Encuentro sobre la trashumancia

Por otra parte, durante el sábado y el domingo, la localidad de Brozas acogerá las novenas jornadas dedicadas a la trashumancia, una actividad centenaria clave en la historia de Extremadura. La recuperación del legado pastoril constituye el centro de este encuentro que quiere recuperar y destacar el patrimonio natural y cultural que la trashumancia dejó en las Reserva de la Biosfera Tajo-Tejo Internacional.

El programa ofrece en el edificio cultural La Concordia dos conferencias sobre el habla de los pastores extremeños y la segunda gira en torno al queso como producto turístico ligado a la trashumancia, un concierto de música pastoril, la ruta senderista Recorriendo las cañadas de Brozas y una muestra de cocina trashumante.

 

Un reconocimiento de la UNESCO

La Diputación Provincial de Cáceres puso en marcha el año pasado el Mes de la Reserva de la Biosfera en Monfragüe y Tajo-Tejo Internacional con el objetivo de promocionar las dos áreas mundialmente reconocidas, dando valor a sus recursos y mostrar la variedad y calidad de la oferta turística a toda la ciudadanía. Los visitantes no solo disfrutan de la riqueza natural de las reservas sino de su patrimonio cultural e inmaterial o de su gastronomía.

La Reserva de Biosfera  es un reconocimiento de la UNESCO  para zonas con ecosistemas terrestres, marinos y costeros donde se combinan la diversidad biológica con la riqueza cultural.