Cabeza del Buey ha reabierto su campo de fútbol municipal en el que la Diputación de Badajoz ha instalado césped artificial. Esta reapertura permitirá normalizar la práctica deportiva de las personas, muchos de ellos niños y niñas, que entrenan y juegan con sus equipos en este campo, en el que también compite el Club Deportivo Cabeza del Buey.

En el acto de apertura de las instalaciones, el presidente de este último equipo ha dado las gracias a todos los municipios cercanos que les han permitido entrenar y también jugar como locales mientras terminaban las obras.

El presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo Miranda, ha calificado de “espléndido” el resultado de la obra y ha dicho que la institución provincial trabaja en equipo para ofrecer oportunidades al mundo rural.

Ha destacado el esfuerzo para dotar a los pueblos de la provincia de infraestructuras deportivas, culturales y tecnológicas y ha estimado que la gente se quedará en los sus localidades si tiene empleo.

A su juicio, Cabeza del Buey es un ejemplo de buenos equipamientos ciudadanos y ha dicho a la alcaldesa de la localidad, Ana Belén Valls Muñoz, que encontrará siempre en la Diputación una aliada a fin de alcanzar sus sueños para la localidad.

Luego ha deseado que cada vez más niñas y mujeres se incorporen al masculinizado mundo del fútbol para que el 50% del talento de la humanidad tenga las mismas oportunidades que la otra parte.

También ha recordado la actualidad del pensamiento del constitucionalista don Diego Muñoz Torrero, presidente de Las Cortes de Cádiz, que nació en esta localidad, y para quien la política debía ser “la forma de buscar la felicidad de la gente”.

La alcaldesa ha agradecido a la Diputación la financiación de la reforma, que considera será especialmente útil a los niños y niñas que utilizan el campo de fútbol y que de esta manera lo disfrutarán más.

Les ha recordado que “el fútbol es un instrumento para crecer como personas”. A pesar de confesarse profundamente “atlética”, ha cerrado su intervención utilizando una frase del madridista Alfredo Di Stefano que dijo: “Ningún jugador es tan bueno como todos juntos”.