“Es un placer y un orgullo representar a la Diputación de Badajoz en la presentación de un acontecimiento cultural del calibre y la importancia del XXIV Festival de Música Sacra y Antigua que organiza la Sociedad Filarmónica de Badajoz con el patrocinio, ya desde sus orígenes, de la Diputación de Badajoz, y con la colaboración de los Conservatorios Profesional y Superior de la institución provincial”, ha iniciado su presentación el diputado provincial del Área de Cultura, Ricardo Cabezas. Acompañado por Javier González Pereira, presidente de la Sociedad Filarmónica de Badajoz, y Santiago Pereira, director del Festival y creador de la Orquesta Barroca de Badajoz, el diputado ha expresado su reconocimiento a los profesionales y músicos “que salen de los conservatorios de la Diputación, como los presentes en esta mesa, el ex alumno Javier González y el profesor Pereira”.

Esta XXIV edición se compone de cinco programas y seis conciertos que tendrán lugar los días 30 y 31 de marzo y l 3, 4 y 7 de abril en las iglesias de San Andrés y San Juan de Ribera, en el convento de Santa Ana y en la catedral metropolitana, en Badajoz, y también en la iglesia Ntra. Sra. de Gracia en Berlanga y la Casa de la Cultura de Navalvillar de Pela, “ensamblando así el arte de la Música con el patrimonio artístico y religioso que estos lugares albergan”, ha indicado Ricardo Cabezas.

Conviene recordar que desde 2016 este Festival extiende su ámbito de actuación a distintas localidades de nuestra provincia, con la intención de hacerlo accesible fuera de los núcleos de población y poder satisfacer demandas culturales de gran calidad en municipios con menos posibilidades y recursos. Este es el caso este año, este año, de Berlanga y Navalvillar de Pela.

La asistencia a estos conciertos será libre y gratuita hasta completar los distintos aforos. Serán cinco programas en seis conciertos de música vocal e instrumental que comprenden una excelente selección de música sacra antigua (Monteverdi, Vivaldi o Händel) interpretada por músicos “igualmente excelentes y prestigiosos como Xabier Sabata, que además ofrecerá una master class de Canto y Música Antigua el día 8 de abril en el Conservatorio Superior, María Eugenia Boix, Guillermo Turina, Tomoko Matsouka, por ejemplo, y también formaciones como Proemia Ensemble y Ars Atlantica, e incluso el conjunto vocal pacense Quodlibet”, ha desgranado el diputado provincial.

Todos los conciertos están interpretados por músicos que contribuirán a la difusión y el disfrute de composiciones de gran calidad artística, junto con ael afianzamiento de iglesias y otros lugares sagrados como espacios en los que es posible la realización de actividades culturales y, finalmente, la consolidación de un Festival que siempre genera expectación entre los aficionados musicales de Badajoz.

Cabezas ha destacado que “además de todo esto, el Festival de Música Sacra y Antigua está en continua evolución e incorpora novedades, como el debut, en este Festival, de la recién creada Orquesta Barroca de Badajoz, la primera en su género en Extremadura, creada por el clavecinista Santiago Pereira”.

El origen del Festival de Música Sacra y Antigua de Badajoz se remonta a 1995, cuando la Sociedad Filarmónica de Badajoz surgió fundada por un grupo de aficionados a la música clásica ante la falta de una oferta musical estable y variada en la capital pacense. Dentro del ambicioso proyecto de actividades que presentó esta entidad sin ánimo de lucro a las instituciones locales y regionales se incluía la organización de un Ciclo de Música Sacra, que contó desde sus inicios con el apoyo y el patrocinio de la Diputación de Badajoz.

Para el presidente de la Filarmónica,  el programa de esta XXIV edición se compone de “proyectos fascinantes y una master class de canto y música antigua a cargo de Xavier Sabata, destacando la actuación de la recién creada Orquesta Barroca” y de unos intérpretes extremeños que tocarán junto a los concertistas más importantes de la actualidad.

Considerado por Santiago Pereira como un ciclo con gran apoyo del público y signo de identidad, “constituye un hito para los amantes de la música barroca y antigua”. Respecto a la Orquesta Barroca, Pereira ha manifestado que se trata de un proyecto de gran complejidad “pero también de una enorme satisfacción, donde los instrumentos empleados son también barrocos e integrado por músicos locales con el apoyo de otros instrumentistas de diferentes puntos del país.