Joaquín Sabina y Benjamín Prado no defraudaron al público que acudió al Palacio de Congresos para disfrutar de la tertulia poética “La palabra Ilimitada» que ambos protagonizan. Un encuentro que contó con incondicionales del cantante de Úbeda y del escritor Benjamín Prado, un referente de la poesía actual.  Una tertulia que contó con la música de Chema y Cristina, Jesús Adame y presenta por Antonio Reseco.

Dos escritores de excepción, grandes cómplices gracias a la amistad que tienen y cultivan desde hace años. Tanto es así, que Prado es también autor de algunas letras de dos trabajos del cantante: “Lo niego todo” y “Vinagre y rosas”. Sabina también inspira a Prado, como él mismo reconoció, y parte de letras de las canciones de Sabina son fácilmente identificables en la poesía de Benjamín Prado.

Ambos hablaron de su amistad, de poesía, de horas de trabajo para para componer, y de que “somos dos tipos al revés -dice Sabina- yo soy un cantante que siempre quiso ser poeta, y Benjamín Prado, un poeta que siempre quiso ser un roquero”.  Lo que sí son, sin duda, son dos grandes poetas y, añadió Sabina, “hay que conectar con el público y acercar la poesía a la gente”.

Sabina y Prado, a través de la poesía, repasaron sus respectivas trayectorias, su trabajo conjunto, su amistad y la complicidad que, como grandes amigos, como hermanos, tienen.  Además de tener presentes a grandes escritores como Rafael Alberti o Ángel González y contar distintas anécdotas vividas durante tantos años.