“Los ojos de Dios”, primera novela de Rafaela Cano, ha sido presentada esta mañana en la Diputación de Badajoz, editora del trabajo, por su autora y el presidente de la Institución. Se trata de una novela histórica ambientada en la época de la Inquisición en dos localizaciones principales, Valladolid y Llerena.

Valentín Cortés ha mostrado su satisfacción al presentar una nueva producción en el ámbito de la cultura. “Los representantes de los medios de comunicación -ha recordado- me habéis escuchado decir más de una vez que en la Diputación de Badajoz apostamos por la cultura, creemos en la cultura, y que esta apuesta tiene su reflejo en los presupuestos que año tras año se han ido aprobando”.

Para Cortés esta obra tiene una significación especial por desarrollarse en su ciudad  natal, Llerena, y por el carácter histórico de la misma al transcurrir entre los años 1558 y 1584, es decir, en la época de la Inquisición.

El presidente de la Diputación ha indicado que, además de histórica, se trata de una novela romántica, cuyos personajes le dan vida con sus amores y desamores, odios y pasiones, “con lo que la autora consigue que se pueda leer con gusto, de un tirón, a pesar del rechazo que podamos sentir por ese ambiente opresivo, descrito magistralmente, de la Inquisición”.

Geográficamente, la obra se desarrolla casi íntegramente en dos ciudades, Valladolid y Llerena, ocupando esta última 3/4 partes del volumen de la misma. De la descripción que se hace de estos lugares, destacan los monumentos y el paisaje urbano de la capital de la Campiña Sur. No en vano, como reconoce la autora en sus agradecimientos, ha estado asesorada por el cronista oficial de Llerena, Luis José Garraín Villa, autor, entre otros títulos de “Llerena, sus calles, historia y personajes”.

A lo largo de sus páginas se describen palacios y monumentos que constituyen el patrimonio llenerense actual, como la Iglesia de Nuestra Señora de la Granada y la de Santiago, o el Convento de Santa Clara, el Palacio de los Zapatas y algunos hoy desaparecidos, como el Convento de Santo Domingo.  Su callejero tampoco difiere mucho del actual, “pues si ustedes se dan un paseo por Llerena se encontrarán con la C/. de los Ajos, la C/. Corredera, Plaza Mayor o “Fuente Pellejera”, desvela Cortés. Rafaela Cano nunca había escrito nada hasta hace ocho años, cuando su padre sufrió un ictus e intentó que cubriera sus lagunas de memoria con recuerdos de su niñez y juventud.

Dice la autora que copió  lo que su padre le iba contando, “y así recopilé unos 300 folios de sus recuerdos que espero que algún día vean la luz en otra publicación”. A raíz de esta circunstancia le cogió el gusto a escribir y nació este trabajo.

Novela histórica y también viajera. La idea de escribirla surgió cuando Cano descubrió en Internet la figura del licenciado Zapata, miembro del Consejo de los Reyes Católicos, testigo del testamento de Isabel la Católica y consejero posteriormente de la reina Juana y del emperador Carlos V.

“Y a través de él dí con su nieto, Luis Zapata de Chaves, el autor de la Miscelánea, el Libro de Cetrería y el Carlo Famoso, que fue paje de Felipe II y de la emperatriz, residió en la Corte y viajó por toda Europa acompañando al monarca”, precisa Rafaela.

En esta obra, la autora recrea la atmósfera y el ambiente opresivos que se vivían en Valladolid y Llerena, lugares en los que se desarrolla la novela a mediados del siglo XVI, cuando la Inquisición marcaba los destinos de muchas personas. Personajes reales como Ana Enríquez, Luís Zapata o el rey Felipe II se mezclan con los novelescos de fray Hernando, el marqués de Torrealta o Beatriz Alarif, para ofrecernos un fresco sobre la vida y costumbres de una de las épocas más convulsas y a la vez interesantes de la historia de España.

Rafaela Cano López es natural de Campanario. Se licenció en Filología Hispánica por la Universidad de Extremadura. Actualmente, y tras pasar por Campanario, Montánchez, Almendralejo, Cabeza del Buey, Talarrubias y Alconchel, desarrolla su labor docente como profesora de Lengua y Literatura en el IES Zubarán, de Badajoz, ciudad donde reside.

La novela está dividida en cuatro partes y puede adquirirse ya en las librerías al precio de 14 euros.