Ignacio Huertas, secretario general de UPA-UCE Extremadura, asiste hoy al Salón del Jamón Ibérico de Jerez de los Caballeros, donde ha rechazado la obligación recogida en la Norma del Ibérico de inscribir a los machos DUROC en los libros genealógicos, una práctica que no aporta calidad al producto y que los especuladores están utilizando para lucrarse a costa de los ganaderos.

El pasado 11 de marzo, UPA-UCE Extremadura denunciaba esta obligación por suponer «un requisito para la especulación» (lea más sobre la noticia aquí: http://bit.ly/1IkWNl3). La organización profesional agraria entiende que esta raza, que es común en los cruces con madres ibéricas, no aporta calidad a la cría, por lo que no debería ser necesaria su inclusión en los libros genealógicos. Desde la entrada en vigor de la norma, el precio de los DUROC se ha multiplicado, alcanzando valores que no se corresponden con los perfiles morfológicos de estos animales.

Por ello, UPA-UCE mantuvo el pasado 29 de abril una reunión con representantes del Ministerio de Agricultura y la Interprofesional para trasladarles esta problemática: «En el MAGRAMA han tomado conciencia de los abusos que se están dando, por lo que se han comprometido a estudiar nuestra propuesta y acabar con esta situación injusta» señala Antonio Prieto, secretario de Ganadería de UPA-UCE Extremadura.

El sector del porcino es uno de los más importantes en la región, ya que genera empleo y riqueza. La campaña de 2014 mejoró las cifras ruinosas de los últimos años, consiguiendo que la cabaña de cebo de campo haya aumentado en 2014 hasta los 320.000 sacrificios. Por su parte, los sacrificios en montanera también han crecido hasta los 540.000 y los de cebo han superado el millón y medio.