Guillermo Fernández Vara ha dicho hoy en Cáceres que “no nos podemos resignar a la norma que se ha impuesto en España de que los jóvenes tengan contratos precarios”. “España no puede ser competitiva sobre la base de tener salarios de miseria para su gente joven, porque los está condenando a lo que está pasando, que es que muchos de ellos se están yendo”.

Fernández Vara ha expuesto en Cáceres, en el céntrico Paseo de Cánovas, algunas de las propuestas del Programa Electoral en materia de Juventud, acompañado por el candidato a la alcaldía de Cáceres, Luis Salaya, y un numeroso grupo de jóvenes que en su mayoría van en las listas municipales y autonómicas del PSOE.

El candidato a la Presidencia de Extremadura ha aseverado que “tenemos que cortar el éxodo” de nuestros jóvenes e “intentar el retorno”. Para ello, pondrá en marcha “políticas que incentiven la contratación y que permitan su emancipación”. En ese sentido, se ha comprometido a incorporar al Plan de Vivienda, “un programa específico que permita la emancipación” de aquellos que quieran vivir por su cuenta”. Fernández Vara ha incluido en sus propuestas aquellas medidas que el Grupo Socialista logró que se aprobarán en la Asamblea de Extremadura pero que el Gobierno de Monago no ha cumplido, como el fraccionamiento de las matrículas universitarias

También ha dicho que antes de que acabe el año se  aprobará una Ley de Garantía Juvenil y ha apostado por “aprovechar la corriente que hay en Europa de garantizar a los jóvenes formación o empleo”.

Otra de las medidas de los socialistas es la de fomentar que los jóvenes se incorporen al “emprendimiento que tiene que ver con la innovación y la imaginación”. Fernández Vara ha afirmado que “si a los jóvenes se les da la oportunidad de poder demostrar todo de lo que son capaces lo van a hacer, porque no solo es una generación bien formada sino comprometida”.

Fernández Vara también ha tenido un mensaje contra la violencia de género. “Vamos a intentar cumplir lo que hoy parece un sueño -y que para mí no lo es- y es que dentro de unos años en Extremadura desaparezca la violencia de género, y para eso hace falta que las generaciones nuevas ya vengan con una cultura absolutamente contraria a la más mínima permisividad que tenga que ver con la violencia y con los comportamientos que la alimentan”. Para ello, ha manifestado que “haremos un programa específico en la escuela para intentar erradicarla”