El secretario general del PSOE de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha señalado hoy que le ha llegado información “de primera mano” de que los dos concejales que se personaron en una residencia privada de Mérida para pedir el voto por correo, lo hicieron en compañía de un médico “que no era ni el médico de familia de esas personas, ni era el médico del centro”. Según ha relatado Fernández Vara el médico en cuestión había sido contratado por ellos mismos y además iba un notario para “recoger el voto por correo de esos ciudadanos”.

Por ello, les ha instado a que digan si estos hechos son ciertos o no, si es verdad o no que fueron a pedir sin conocimiento de la familia el voto por correo “porque si eso es así, ha dicho, y se atestigua; lo que ha pasado es muy grave”. Fernández Vara ha advertido que “no se puede pedir el voto de la gente, torciendo de tal modo la legislación.”

Este es un tema que debería aclararse- ha dicho Fernández Vara- quien ha remachado que no basta con decir “que no es verdad lo que ha ocurrido”, sobre todo, porque ya hay familiares que han denunciado “que nadie les ha consultado”.

En ese sentido, ha asegurado que si se introduce alguna siembra de duda en lo que significa el voto, ”que debe ser algo sagrado democráticamente”, tiene mucha  gravedad lo que ha ocurrido “y bien harían en que esto no pasase desapercibido, sino que tengamos una respuesta de lo que ha ocurrido realmente”.

A preguntas de los periodistas, el líder socialista, ha respondido que este hecho ya se ha puesto en conocimiento de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y ha remarcado su gravedad. “No es que estas personas hayan solicitado el voto por correo porque no puedan ir a votar o porque estén impedidas, es que el PP ha ido con un médico a firmar que lo están (impedidos) y ese es un punto que cambia radicalmente el espíritu que la Ley tiene”.