Catalina García, secretaria del vino junto con el secretario de ganadería, Antonio Prieto, en rueda prensa celebrada ésta mañana en la sede de UPA-UCE, han analizado los principales problemas del sector del vino: precios por debajo de producción, falta de pago, nuevos sistemas de autorizaciones de plantación de viñedo, PAC nefasta, así como, el funcionamiento de la Ley de la Cadena Alimentaria.

Catalina García ha insistido en tres puntos básicos: la implantación de la reforma de la PAC en el sector vitivinícola, la puesta en marcha de la Ley de la Cadena Alimentaria y sus repercusiones para el cultivo y la situación actual de la campaña.

Sobre la aplicación de la nueva PAC, Catalina recuerda que desde UPA-UCE Extremadura «hemos rechazado la reforma por ser especialmente injusta con los viticultores». En este sentido, la secretaria del vino de UPA-UCE denuncia que el sistema de pagos directos «genera más desigualdad, porque algunos agricultores cobrarán ayuda y otros no».

En relación al desarrollo de la Ley de la Cadena Alimentaria, Catalina ha presentado el contrato «tipo» consensuado en la Interprofesional del Vino, OIVE ya que es obligatorio en operaciones de más de 2.500€ firmar un contrato entre el sector industrial y el agricultor, con sanciones ante el incumplimiento del mismo para ambas partes. Por lo tanto desde ésta Organización, se ha pedido ésta mañana que todos los agricultores exijan a la bodega que recepcione su uva la firma de dicho contrato. Si esto no se cumple UPA-UCE denunciará ante la AICA (Agencia de Información y Control de la Cadena Agroalimentaria) para que ponga en marcha el mecanismo que sea necesario para el cumplimiento de la Ley.

E insta a los agricultores que denuncien, así mismo, el incumplimiento si éste se da.

En este sentido, Catalina ha anunciado que desde UPA-UCE se va a desarrollar una campaña de vigilancia y denuncia, en el caso de que sea necesario, para acabar con los abusos a los productores y el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria.

Además, desde UPA-UCE apuntan que se espera una campaña con una producción inferior en torno a un 25-30% menos sobre datos del año anterior y una buena calidad en la uva; aunque las previsiones estiman precios «ruinosos», hay que esperar a la firma de los primeros contratos en el que se estipulen los precios mínimos.

Por su parte Antonio Prieto ha denunciado públicamente el recorte por cuarto año consecutivo de los presupuesto del Ministerio de Agricultura, siendo éstos de más del 20%. Y además, esto afecta directamente a modernización de explotaciones, mejoras en los regadíos, a la incorporación de jóvenes agricultores, a las políticas de sanidad, a los incentivos de seguros agrarios, así como, a los programas de investigación e innovación en el sector agrario.

Lamentando la dejación de funciones y el abandono al Mundo rural.