El alcalde de Zafra, José Carlos Contreras, junto con el concejal de Medio Ambiente, Jesús Toboso, el jefe de la policía local, Adolfo Mena, y el presidente de la protectora de animales » El Refugio de Brown», Gabriel Álvarez, han puesto en marcha una campaña para concienciar a los vecinos del municipio sobre la importancia de la retirada de los excrementos de sus mascotas de las calles y parques de la ciudad.

El alcalde ha afirmado que, a pesar de que la mayoría de los ciudadanos tiene una conducta cívica ejemplar y es muy responsable en relación al cuidado de sus animales de compañía y su comportamiento, se ha detectado un aumento del número de excrementos de mascotas abandonados en la vía pública. Este hecho se ha convertido en una molestia para los vecinos que pasean por la ciudad.

También ha destacado que aparte de causar un problema evidente de imagen, es mucho más relevante el relacionado con la salud de los vecinos. Además, pueden provocar daños físicos debido a posibles resbalones y caídas.

Por otro lado está el coste económico. Es muy sencillo y no supone un gasto si el dueño del animal retira la deposición en el momento de producirse, pero éste se eleva si el ayuntamiento tiene que destinar medios y personal específico para hacerse cargo de la retirada. Además, por mucho que se limpie, si no colabora la población, es imposible conseguir una ciudad limpia como todos queremos.fotohoy3

El jefe de la policía local, Adolfo Mena, ha querido corroborar las palabras del alcalde y ha comentado que las medidas que van a aplicar son, por un lado, aumentar la vigilancia con respecto a este tema. Por otro lado, proceder a la identificación de los animales que fueran sueltos mediante un lector de chip. Y para terminar, hacer cumplir las ordenanzas mediante la aplicación de una sanción mínima de 750 euros .

Por su parte, el presidente de la protectora de animales «El Refugio de Brown» ha subrayado las palabras del alcalde recordando la importancia de que cada perro tenga un microchip para, de esta forma, ser identificado fácilmente. Asimismo, ha recordado que un 90 % de los perros recogidos en las calles de Zafra no llevan chip.

En definitiva, todos han estado de acuerdo en afirmar el hecho de que en el fondo se trata de un problema de concienciación ciudadana y de respeto a los demás.