Ingredientes

  • Rape
  • Pescado blanco
  • Gambas
  • Almejas
  • Mejillones
  • Tomates
  • Cebolla
  • Puerro
  • Zanahoria
  • Perejil fresco
  • Laurel
  • Agua
  • Aceite de oliva vírgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra

 

Elaboración

 

Antes de empezar a cocinar, se ponen las almejas y los mejillones en agua con sal gorda durante un par de horas, para limpiar cualquier resto de arenilla. También hay que retirar la piel que tenga el pescado.

En una olla grande, echa la cebolla cortada en cuartos, el puerro y la zanahoria en rodajas, el laurel y el perejil y cubre de agua. Cuando empiece a hervir incorpora las almejas y los mejillones. En cuanto las almejas y los mejillones se abran sácalos a un plato y reserva.

Incorpora la cabeza y espinas del pescado. Cuando empiece a hervir de nuevo baja el fuego y deja que cueza despacito unos 30 minutos.

Mientras tanto, separa las cabezas de las gambas y pélalas. Sofríe las cabezas junto con las carcasas en un cazo con un chorrito de aceite. Aplástalas con una cuchara para que suelten todo su jugo. Este potenciará el caldo de pescado y le dará un tono más doradito.

Cuela el líquido resultante y échalo en la olla donde has cocido el caldo de pescado.

Por otro lado prepara un sofrito. Pica el tomate y la cebolla bien picadito y rehógalo con un chorrito de aceite hasta que esté bien cocinado. Tritúralo e incorpóralo al caldo.

Para preparar la picada, pon todos los ingredientes en un mortero y machácalos hasta obtener una pasta fina e incorpóralo al caldo.

Cuando le queden unos 3 minutos al caldo incorpora unas cuantas colas de gambas que se cocinarán solas y reserva. Una vez que el caldo ha cocido 30 minutos, cuélalo con un colador muy fino y salpimenta al gusto.