El alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, ha mostrado su malestar ante el informe de impacto ambiental publicado en el BOE sobre la ubicación de la estación del AVE en las inmediaciones de Esparragalejo porque, a juicio del ministerio “no es previsible» que «vaya a producir efectos adversos significativos”.

Para Rodríguez Osuna, “hay un ninguneo generalizado por parte del Gobierno de España al Gobierno municipal de Mérida ya que, en dos ocasiones, se les ha requerido una reunión para trasladar la decisión de la Corporación Municipal y de la ciudadanía”.

El informe se refiere al acuerdo de Pleno del Ayuntamiento de Mérida, de fecha 14 de mayo de 2014. Esta propuesta sustituye a la prevista en el estudio informativo del proyecto de enero de 2009, el cual cuenta con declaración de impacto ambiental (DIA) favorable, de diciembre de 2011.

Con la resolución aprobada «quedarían excluidos los ramales de acceso a Mérida», previstos en esa declaración de impacto ambiental tal y como destacaba el alcalde quien también ha recordado que esta ubicación “no es beneficiosa para la ciudad desde el aspecto económico”.

“La reinvindicación fundamental es que no se haga una apeadero sino una moderna estación intermodal dentro de la ciudad.