El alcalde de Zafra, José Carlos Contreras, y la secretaria general de Cultura de la Junta de Extremadura, Miriam García Cabezas, han anunciado que van a trabajar para que el Premio Dulce Chacón de Narrativa Española vuelva a ser anual debido al renombre que ha tomado a nivel nacional. Todo ello, se ha dado a conocer en esta décima edición en la que ha ganado el escritor alburquerqueño Luis Landero por su obra El balcón en invierno. El premio está dotado con 9.000 euros, la escultura El abrazo del artista malloquín Iñaki Martínez y un diploma. La música corrió a cargo del coro Silentivm.

Landero se mostró muy emocionado y orgulloso por recibir este galardón que honra la memoria de “una gran amiga y narradora, con una inigualable calidad literaria y con unos grandes valores sociales”. Además, dijo que muchos de sus textos le enriquecieron y le ayudaron a descubrir su particular forma de ver la vida que es diferente en cada persona. Cree Luis Landero que un buen narrador no es el que habla mucho, sino el que observa mucho y «hay que trabajar para saber cuál es el tesoro que hay en el yacimiento oculto que está dentro de nosotros”. Destacó por último “la importancia de los sentimientos para el escritor y la literatura. La sabiduría del corazón”.

Jesús Sánchez Adalid, presidente del jurado, también alabó la obra de Dulce Chacón ya que, desde su punto de vista, la proximidad y la cercanía empleadas incitan al placer de leer. Sobre la novela ganadora dijo que “es un tipo de escritura que en un primer momento te deja desconcertado y, tras el desconcierto inicial, pasas al placer de la lectura, que es lo que te tiene que proporcionar un buen libro”. Añadió que hay cosas que merecen ser contadas. “Esta novela es preciosa y todo el mundo debería leerla, sobre todo los extremeños, para que sepamos de dónde venimos. Es un libro de verdad”.escanear0054

José Carlos Contreras señaló que seguirán apostando fuertemente por este premio, promovido por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Zafra y co-patrocinado por la Diputación de Badajoz y la Junta de Extremadura, ya que “la Cultura no es un gasto sino una inversión”. En la misma línea, Miriam García Cabezas resaltó que desde las instituciones se seguirá apoyando actos culturales como este. Además, recordó que, por segunda vez, vuelve a ganar un autor de la región lo que demuestra que “las letras extremeñas están en su momento más álgido”.

El jurado, presidido por Jesús Sánchez Adalid, lo han formado los escritores Luis García Jambrina, Gonzalo Hidalgo Bayal y Gustavo Martín Garzo; la directora de la Biblioteca Regional, Julia Inés Pérez González; el diputado de Cultura de la Diputación de Badajoz, Francisco Muñoz; el historiador, José María Moreno; la concejala de Cultura, Rosa Monreal y, como secretaria, la directora de la Biblioteca Municipal, Estrella Claver.

Las otras tres novelas finalistas en esta edición fueron Intemperie, de Jesús Carrasco; La soledad de los perdidos, de Luis Mateo Díez; y Los ingenuos, de Manuel Longares. Los anteriores ganadores de este premio de narrativa han sido: Adolfo García Ortega con El comprador de aniversarios; Fernando Marías con Invasor; Ignacio Martínez de Pisón con Enterrar a los muertos; Fernando Aramburu con Los peces de la amargura; Rafael Chirbes con la obra Crematorio; José Antonio Garriga Vela con Pacífico; Belén Gopegui, con la novela Deseo de ser punk; Berta Vias con Venían a buscarlo a él; y Gonzalo Hidalgo Bayal, en la anterior edición, con Conversación.

Galería de fotos: