La presidenta de la Asamblea de Extremadura, Blanca Martín, ha clausurado esta mañana la campaña «Mujeres libres, Mujeres en Paz. Actúa, la Violencia de Género no distingue Fronteras», en un acto simbólico en el que se han colocado varios centenares de zapatos rojos en la Sala de la Autonomía de la Cámara regional recogidos en la región. Se trata de una instalación pública itinerante que replica el proyecto “Zapatos Rojos” de la artista mexicana Elina Chauvet y con el que se pretende condenar la violencia de género.

Esta actividad forma parte de la campaña internacional “16 días de Activismo contra la Violencia de Género” impulsada por Naciones Unidas, que tiene como objetivo sensibilizar a toda la sociedad sobre las causas y consecuencias de las violencias que sufren las mujeres y las niñas en el mundo, así como la situación en el ejercicio de derechos por parte de las mujeres a nivel global, reivindicando el rol de la cooperación internacional en la lucha por un mundo más igualitario.

En Extremadura, la actividad ha sido impulsada desde las organizaciones de la Coordinadora Extremeña de ONG de Desarrollo (CONGDEX) junto con la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo y ha contado con la participación de la Asamblea de Extremadura, el IMEX, de las oficinas de igualdad de las diputaciones de Cáceres y Badajoz, las asociaciones feministas, Malvaluna y Mujeres Progresistas de Badajoz y las ONGs Fundación Mujeres, Mujeres en Zona de Conflicto, Farmamundi y Asociación de Derechos Humanos de Extremadura.

Según informan los organizadores en la región, “Zapatos Rojos” tiene como objetivo concreto “dar a conocer que las violencias ejercidas contra las mujeres suponen una violación de los derechos humanos”, así como “sensibilizar sobre las relaciones entre lo local y lo global, ya que el feminicidio de mujeres y niñas se produce en cualquier parte del mundo”, según explicaron los organizadores del acto.

Por otro lado, los asistentes al acto han podido depositar mensajes contra la violencia de género. En el caso de la presidenta de la Asamblea, ha defendido en su tarjeta la educación como una medida indispensable para erradicar la violencia de género.

Por último, Blanca Martín ha pedido a los asistentes guardar un minuto de silencio en memoria de las seis mujeres recientemente asesinadas por violencia machista.