El 8 de Abril se celebra el Día Internacional del pueblo Gitano y, para conmemorar este día, la Federación de Asociaciones Gitanas Extremeñas ha publicado un vídeo realizado por los participantes del “Programa de Intervención Social con niños, niñas y jóvenes gitanos. 2018-2020: Promoción Educativa”.

También se ha difundido el manifiesto La unidad como estrategia en el que destacan que “sin duda en esta situación de emergencia sanitaria celebrar nuestra existencia es celebrar nuestra rebeldía y homenajear a nuestros ausentes luz para ell@s, nuestros antepasados, antepasadas y nuestras familias,Nuestra resistencia frente al acoso, a la persecución, a la opresión que lamentablemente sigue asolando nuestra existencia en el continente europeo y más allá.

Es momento de seguir trabajando en la consolidación de un frente común, unido y sólido frente a la complicada situación a la que se enfrenta el mundo y contra el racismo antigitano. Como siempre ha hecho nuestro Pueblo para superar las crisis y el 8 de Abril nuestro día debe representar una oportunidad para ello. Salud y libertad ¡Opre Roma¡”

#8DeAbrilEnLaCasa #8DeAbrilPorNuestrasFamilias

 

MANIFIESTO 8 DE ABRIL, DÍA INTERNACIONAL DEL PUEBLO GITANO

 “La unidad como estrategia”

Abril de 2020

Como cada año, desde la Plataforma Khetane del Movimiento Asociativo Gitano del Estado Español, nos preparamos para celebrar junto a millones de gitanas y gitanos de a pie, el 8 de Abril, Día Internacional del Pueblo Gitano. Un día como este, hace ya 49 años, se producía en la ciudad de Londres el histórico Primer Congreso Mundial Gitano. Podríamos decir que fue entonces cuando se produjo el pistoletazo de salida de una manera renovada de entender la organización política Romaní internacional acorde al coraje de nuestros ancestros en la resistencia frente al genocidio histórico. Sin embargo, fue más tarde, durante el desarrollo del 4º Congreso Internacional Gitano, realizado en Polonia en 1990, cuando se decidió establecer este día como fecha internacional de nuestro Pueblo.

Ahora como entonces, las organizaciones Rromaníes debemos luchar por mantener vivo el espíritu de aquel 8 de Abril de 1971 y no permitir que este momento se quede en un acontecimiento folklórico y complaciente con las instituciones europeas. La motivación que se encuentra tras el Día Internacional del Pueblo Rrom es luchar contra el problema que mantiene a gran parte de nuestro Pueblo en una situación de injusticia intolerable: el antigitanismo. No podemos ni debemos permitir que la memoria de quienes lucharon para que nosotros y nosotras sigamos existiendo caiga en saco roto. Celebrar nuestra existencia es celebrar nuestra rebeldía y nuestra resistencia frente al acoso, a la persecución, a la opresión que lamentablemente sigue asolando nuestra existencia en el continente europeo y más allá.

En tiempos como estos, en los que el discurso de la ultraderecha sigue ganando fortaleza y adeptos; en los que se abandona y maltrata a los refugiados en la frontera griega; en los que la frontera sur sigue siendo una frontera de muerte y sangre, nuestro Pueblo debe hablar claro a la Europa de los derechos humanos. Nuestra situación como gitanas y gitanos europeos no corre mejor suerte. La vulneración de nuestros derechos básicos es moneda de uso frecuente en todos los países de la Unión. Frente a todo ello, se impone la necesidad de seguir fortaleciendo nuestro amor comunitario, que se materializará y florecerá en alianzas políticas sólidas, en una solidaridad y una fraternidad mayor entre los nuestros y quienes sufren los mismos problemas. No tenemos tiempo para guerras fratricidas, para permitir que la competitividad, el recelo y la desconfianza hagan mella en nuestros movimientos. Es momento de seguir trabajando en la consolidación de un frente común, unido y sólido frente al racismo antigitano y el 8 de Abril debe representar una oportunidad para ello.

Por muy contundentes que parezcan ser nuestros discursos durante los días de gala, si nuestro movimiento está dividido, todo será inútil. No hay mejor ni más efectiva manera de debilitar una causa que sembrando la discordia y la desunión en su seno. De esta forma, cualquier esperanza se verá truncada antes de que consigamos enfrentar cara a cara el verdadero origen de todos nuestros males, que, tal y como hemos afirmado, no es otro que el antigitanismo. Por lo tanto, los principales retos para este 8 de abril del año 2020, Día Internacional del Pueblo Gitano, confluyen en dos direcciones complementarias. A nivel interno, el desafío consiste en seguir construyendo una verdadera alianza nacional e internacional entre todas las organizaciones Romaníes, de la más pequeña a la más grande, que deje atrás las pequeñas diferencias y profundice en aquello que nos une como gitanas y gitanos que luchan por salir adelante en un mundo hostil. A nivel externo, debemos hacer hincapié en la necesidad de comprender juntos el origen y las causas de esa hostilidad. Nuestro destino está irremediablemente unido a quienes luchan contra la reinvención de los llamados discursos del odio, ante el fascismo y el desprecio totalitario a la diferencia.

Frente a todo ello, los gitanos y gitanas del siglo XXI nos levantamos una vez más para gritar ¡Dosta!, ¡Basta! ¡Basta de racismo! ¡Basta de antigitanismo! Unámonos por nuestro Pueblo y por una humanidad unida contra el odio.

¡Opre Roma!