El presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo, acompañado del delegado de Economía y Hacienda de la Diputación y alcalde de Zafra, José Carlos Contreras, ha visitado esta mañana el nuevo paso soterrado bajo la vía férrea que se ha ejecutado en la localidad segedana. Se trata de una actuación que viene a cubrir una necesidad para la población, haciendo más segura la conexión del casco urbano con el polígono industrial y la zona deportiva.

La obra ha contado con un presupuesto de adjudicación de 700.000 euros (IVA incluido), aportando el Ayuntamiento de Zafra y la Diputación Provincial 350.000 euros cada institución.

Además, la Diputación costeó la dirección facultativa y el plan de seguridad y salud de estas obras, con una inversión cercana a los 35.000 euros, mientras que el Consistorio abonó el proyecto de obra. Al final, la actuación en su conjunto ha rondado el millón de euros.

José Carlos Contreras ha agradecido al presidente de la Diputación su implicación, para hacer realidad una vieja reivindicación del empresariado local. «Sin su colaboración no hubiera sido posible», ha apuntado.

Un paso soterrado que aunque ya está ejecutado, no se abrirá al tráfico hasta el próximo martes por la tarde, ya que con las lluvias de las últimas semanas no se ha podido pintar la señalización vial.

Por su parte, Miguel Ángel Gallardo se ha congratulado por esta importante obra para Zafra: «Quiero dar la enhorabuena al alcalde, que con su entusiasmo nos contagió en la necesidad de aportar nuestro granito de arena a este proyecto, así a la asociación de empresarios, porque me consta que ésta era una reivindicación histórica».

En este sentido, ha precisado: «Queda demostrado que con la colaboración público-privada se acaban consiguiendo los sueños que se consideran inalcanzables. Si hay ilusión, constancia y compromiso, como ha existido en el gobierno de Zafra, se hacen realidad proyectos como éste».

Además, el presidente ha valorado que esta nueva infraestructura no sólo sirva para conectar la parte más urbana con la más industrial, «sino como acceso más directo de los vecinos de las localidades cercanas a Zafra, dando así servicio a toda la comarca».

Miguel Ángel Gallardo también felicitó al alcalde y a la Asociación de Empresarios de Zafra con el objetivo común del desarrollo industrial de la ciudad. Una nueva vía de comunicación que ha supuesto un complejo trabajo organizativo fruto de la colaboración del sector público y privado y que vendrá a mejorar el nudo comunicativo con el resto de poblaciones.

El alcalde de Zafra y el presidente de la Diputación Provincial de Badajoz, acompañados el Diputado de Fomento, Francisco Farrona, y por los concejales de la corporación zafrense y técnicos de la obra, realizaron una visita a este doble túnel y después, descubrieron una placa conmemorativa de tal acontecimiento.

Hasta la fecha, la red viaria en la zona estaba condicionada por la obra de drenaje existente bajo el ferrocarril, que era el único punto que hacía permeable la infraestructura ferroviaria.

El escaso gálibo y reducido ancho de esa conexión, solo permitía el paso alternativo de vehículos ligeros, careciendo además del acerado necesario para garantizar la seguridad del flujo peatonal.

Ahora, el nuevo vial conecta las calles Juan Ramón Jiménez y Antonio José Castellano Ortega, con una calzada de 6 metros de ancho total (2 carriles de 3 metros), y una banda peatonal de 1,5 metros de ancho.

El nuevo paso bajo las vías de ferrocarril recién terminado, se diseñó para cumplir fundamentalmente tres objetivos. Por un lado, garantizar la seguridad de los peatones que hacen el recorrido desde sus viviendas, en la zona suroeste de las vías, hasta el polígono industrial y, sobre todo, a la zona deportiva, situados al nordeste.

También busca permitir el paso de vehículos pesados entre el polígono industrial y la travesía de la carretera N-432, situados al nordeste, y la estación de ferrocarril, la carretera BA-160 y el casco urbano, todos ellos situados al suroeste de las vías.

Por último, se pretende crear a futuro una trayectoria alternativa para los vehículos pesados con origen/destino polígono industrial / N-432 y destino/origen sur de Extremadura respecto a la actual ruta obligada: la travesía de la carretera EX-101. Esta alternativa reducirá de forma muy importante el tráfico pesado en el casco urbano de Zafra, muy colapsado especialmente en la zona de la plaza de toros. Además, se elimina el histórico problema de tráfico que suponía el conocido como túnel de CAMPSA. Una reivindicación histórica por el intenso tráfico que se registra en la zona.

Mientras, el antiguo puente de CAMPSA tendrá una dirección única desde la carretera de la Estación, a los dos Polígonos Industriales: Municipal y Los Caños.

Este paso soterrado supone una considerable mejora, no solo para el sector industrial y empresarial, sino también para la calidad de vida de todos los zafrenses y visitantes que transitan a diario por esta zona y que era necesario acometer para una mejora comunicativa.