Una versión feminista de Entre bobos anda el juego, primera de las cuatro coproducciones promovidas este año por el Festival de Teatro Clásico de Cáceres, inaugura el jueves las representaciones de su trigésimo segunda edición en la plaza de las Veletas (22.30) con las entradas agotadas. A partir de ese día y hasta el 27 junio se sucederá una amplia programación con más de treinta propuestas teatrales y culturales para todos los públicos en diferentes escenarios de la ciudad.

La producción de Verbo Producciones que se estrena en Cáceres la dirige Paco Carrillo al frente de un elenco de siete intérpretes: Beatriz Solís, María José Guerrero, Pedro Montero, Fernando Ramos, Rubén Arcas, Dani Jaén, Manuel Menárguez.

La adaptación libre escrita por Fernando Ramos a partir de la obra de Francisco de Rojas Zorrilla cambia el verso original por la prosa, con la intención de hacerla más asequible al público. Además, incide en el feminismo introduciendo unos soliloquios que, según la compañía, expresan el sentir de la mujer para combatir el machismo que hacía que esta pasara de manos de su padre a las de su marido.

Esta comedia, que habla del intento de las clases medias para ascender socialmente a lo más alto por medio del matrimonio pactado, relata la historia de un rico que ha acordado el matrimonio de su hija con un hombre del que ella reniega, porque está enamorada de otro en secreto.

Que la función de la mujer en esa época estuviera relegada y que Rojas Zorrilla le otorgue importancia en su obra la actualiza y convierte Entre bobos anda el juego en un canto a la libertad femenina y su derecho a elegir su propia vida.

Este es el undécimo espectáculo de Verbo Producciones, que fundó en 2005 Fernando Ramos. Entre sus estrenos figuran varios para el Festival de Teatro Clásico de Mérida (Los gemelos, de Plauto, premio Ceres del Público en 2013; El cerco de Numancia, de Cervantes, de nuevo premio Ceres del Público en 2015, y Viriato, en 2017, escrito por Florián Recio). Sus dos últimos montajes antes del de Rojas Zorrilla, han sido Humo, de Juan Carlos Rubio, y Una comedia rusa, de Chejov.

El montaje, que dura 85 minutos, se estrena en el principal escenario del festival a las 22.30.

El estreno de Entre bobos anda el juego abre un año más la temporada de festivales de verano de España. Esta trigésimo segunda edición desplegará sus propuestas para todos los públicos durante diecisiete días y contará, entre otras presencias destacadas, con Rafael Álvarez El Brujo y de la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Entre el 10 y el 27 de junio, el festival ofrecerá dieciséis espectáculos en su sección principal, Escena clásica, otros dos espectáculos en Las piezas clásicas y dos en Los niños en el Clásico, las cuatro sesiones cortas de Esbozos áureos y dos talleres. Serán más de 30 propuestas entre teatro, música, danza y títeres para todos los públicos que ocuparán ocho espacios diferentes de la ciudad, principalmente en el casco histórico, con siete estrenos en total (cuatro en la sección principal y tres en secciones paralelas) y la participación de siete compañías extremeñas.

El festival concentrará la Escena Clásica en la plaza de las Veletas, salvo un espectáculo musical en la iglesia de San Mateo y otros dos en la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno. Regresa la sección El laboratorio del Clásico, con un taller de radio que se plasmará en una sesión de radioteatro ante el público.

El cartel de este año lo ha diseñado Javier Remedios, autor de la imagen corporativa del festival, que lucirán a partir de ahora los materiales relacionados con esta cita teatral, la más importante de la ciudad y una de las más destacadas y longevas del país sobre nuestro teatro del Siglo de Oro.

Además de Entre bobos anda el juego, los otros estrenos extremeños son la tragedia El caballero de Olmedo (16 de junio), Autorretratos de pluma y espada (24 de junio) y el musical El siglo de Oro y la diáspora sefardí (25 de junio). El 11 de junio se representará Marta la piadosa; el 12 Peribáñez y el comendador de Ocaña; el 13 el espectáculo musical Contrastes y diálogos, de conciertos de Corelli y Haendel, y El avaro (que sustituye Del teatro y otros males… que acechan en los corrales por enfermedad de una actriz). El 17 se presenta Celestina infernal, de marionetas para adultos; el 18, El mercader de Venecia y el 19 la Compañía Nacional de Teatro Clásico y Barco Producciones ponen en escena Castelvines y Monteses. Le seguirán el 20 Eduardo II, ojos de niebla y una versión de títeres para niños de Fuenteovejuna. Rafael Álvarez El Brujo dedica dos funciones (el 25 y el 26 de junio) a El Lazarillo de Tormes y el cierre de Escena Clásica vendrá de la mano de Molière y Anfitrión.

Los niños en el Clásico ha concebido dos talleres y tres espectáculos: A versos (12 y 19 de junio), una propuesta original concebida para bebés; Don Quijote, El conde Lucanor, una historia de guiñol (13 y 17 de junio) y Mansaborá (26 de junio).

Las piezas clásicas programará Esbozos áureos (11, 16 y 23 de junio), Versiones de amor (17 y 24) y La noche golfa, con Intrigas y perversiones de la corte (26 de junio).

Por último Cine entre bambalinas proyectará el 10 de junio Romeo y Julieta, y El último acto el 17.

El Festival seguirá un exhaustivo protocolo sanitario de prevención y seguridad frente al covid y adaptará los aforos a las directrices que marquen las autoridades sanitarias en cada momento para espectáculos públicos.